Que estamos rodeados de imbéciles es algo que no lo podemos negar. En muchas ocasiones los imbéciles somos nosotros. Ya sabéis lo que se dice «cuando no encuentras al imbécil, el imbécil eres tú». Esta última semana me he cruzado por Twitter con una polémica generada por una estupidez que ha provocado más estupidez y ha terminado con una profesional cerrando su cuenta personal de Twitter debido al acoso de un panda de cortos.

Os cuento la polémica para que entréis en situación. Alejandra Pernías es la gestora de la comunidad de Xbox España. La plataforma de Microsoft no es la más popular (ni de lejos) en España, esa es PlayStation 4 de Sony. Por alguna extraña razón que no alcanzo a entender hay una especie de defensores a ultranza de una marca comercial que hace negocio con el dinero que le entregamos a cambio de servicios. A esos defensores no les ha gustado nada que Alejandra suba una foto a Twitter de un juego para PS4. ¿Por qué? Habría que preguntarles. No gusta que una persona en su tiempo libre haga lo que le salga de la punta de la nariz.

Hay muchísimas razones para que la community manager de Xbox en España decida jugar a la play. Para empezar, los juegazos exclusivos de la plataforma de Sony: Bloodborne, God of War, Marvel’s Spiderman, Uncharted 4… Juegos que solo se pueden disfrutar en la consola nipona, pero que son auténticas obras de arte del sector. ¿Por qué privarse de ello si trabajas para la competencia? Otra razón es (y creo que la más cercana en este caso, aunque no deja de ser una elucubración) que los amigos de Alejandra no tienen una Xbox One para poder jugar en ella al Overwatch. A mi me pasa con unos cuantos juegos. O juego en PC o me olvido de jugar con colegas.

Así que por una chorrada de este estilo se ha montado una buena que ha acabado con el cierre de la cuenta de Twitter de Alejandra para evitar el acoso que estaba sufriendo por parte de los Defensores de la Verdad. Yo quiero aprovechar estas líneas para mandarle ánimos y decir que su trabajo me parece bueno. Sigo la cuenta de Xbox España porque soy usuario de la marca y no tengo ninguna queja al respecto. Y es ahí donde quería llegar. Si alquilas tu fuerza de trabajo por dinero, ¿tienes que mantener ese compromiso las 24 horas del día los 365 días del año?

Si has usado todos estos mandos eres un TRAIDOR.

Siempre he dicho que me gustaría trabajar en el departamento de comunicación del Partido Popular. No soy votante, ni simpatizante de esta formación política, pero me parece un reto interesante tratar de ser la voz de algo con lo que no estás de acuerdo. También creo que una visión diferente puede ser interesante desde dentro, pero eso son otras cosas.

Otras de las cosas que siempre digo es que el compromiso requiere esfuerzo. Yo trabajo por dinero, como casi todo el mundo, si la empresa quiere que me implique más tiene dos opciones: pagar más o mejorar las condiciones. La implicación gratuita no es plato de buen gusto. Entiendo que puedas ser fan de la marca o empresa para la que trabajas, pero no lo haces gratis, tiene que haber algún tipo de compensación al respecto.

Respecto a la polémica, me parece cojonudo que Alejandra juegue a la PS4 y a la Switch (y a lo que quiera ella). En este caso podría entenderlo incluso en horas de trabajo para ver qué diferencias hay con el sistema que tienen. Una apertura de miras y un conocimiento vasto sobre la industria en la que trabajas es algo básico para un profesional. Las peleas de niños entre marcas están bien para los niños (y para las marcas, que sacan rédito económico de ello), pero no para los trabajadores. Al menos desde un punto de vista personal.

Tu tiempo libre es tuyo y deberías poder hacer lo que te apetezca sin que nadie te diga nada. Faltaría más. Estamos en un país libre y cada cual puede hacer lo que quiera dentro de la ley. También se le ha acusado a Alejandra Pernías de unos tuits que escribió hace años en contra de la marca Xbox o algunos de sus juegos (comparto el de Crackdown 3). Como si la gente no pudiera cambiar de opinión. Y más después de ver el percal desde dentro…

No quiero entrar en el tema de los ofendiditos, que para eso está el anuncio de Campofrío (y es posible que escriba al respecto en el poliblog), pero hay mucho imbécil por ahí suelto con capacidad de hacer daño y joder vidas. ¿Qué mejor deseo para esta Navidad que cada uno disfrute de lo suyo y deje hacer a los demás lo que les apetezca? Ojalá se cumpla y desaparezca el puto linchamiento en redes sociales.