II Jornadas de Periodismo y Open Data (#jpd14)

Este fin de semana se celebran en tres ciudades españolas, de manera simultánea, las II Jornadas de Periodismo y Open Data que buscan arrojar algo de luz al interesante tema de la minería de datos y su visualización orientada hacia los periodistas. La comunicación tiene múltiples formas de expresarse y el periodista cuenta con muchas opciones a la hora de elaborar la información. El open data es, tan solo, una de ellas, aunque está muy en boga últimamente. Con los ejercicios de transparencia que se piden a las Administraciones, los periodistas pueden sacar, filtrar y trabajar los datos facilitados y encontrar interesantes noticias al respecto.

Logotipo de las II Jornadas de Periodismo y Open Data.

El trabajo del periodista debería centrarse en el análisis de estos datos. De una manera objetiva y nada parcial, el plumilla debería de sacar esos datos y elaborar informaciones a partir de ello. Hay multitud de ejemplos al respecto. Uno de mis favoritos es el mapa que elaboró ‘The New York Times’ sobre los restaurantes de Manhattan en base a la calificación del Departamento de Sanidad. A partir de lo que se extrae, se pueden realizar múltiples combinaciones.

Como digo, las Jornadas de Periodismo y Open Data se celebrarán este fin de semana en Almería, Barcelona y Madrid. Yo acudiré a las de la capital de España y formaré parte del equipo de 1001 Medios (@1001Medios) desplazado ahí. También habrá cobertura desde Barcelona. Un programa muy interesante, enfocado a la práctica con múltiples talleres. En Madrid, la inscripción es gratuita y comienza mañana mismo con las Chicas Poderosas con mesas redondas, charlas, debates y un taller muy interesante. La mañana del jueves se realiza en el Espacio Telefónica, en la Gran Vía con Fuencarral (puñetero centro) y los talleres del resto de los días se trasladan al Medialab de Prado, en el paseo del mismo nombre.

Talleres con una pinta muy chula como el de “producción de noticias con datos georeferenciados” de Daniele Grasso,de ElConfidencial.com o “cómo convertirse en un infografista 2.0” por Juantxo Cruz de la Universidad Internacional de La Rioja. Y más. Talleres de HTML o R para poder trabajar con los datos e, incluso, una charla de Nicola Hughes, periodista de ‘The Times’ que trabaja en minería de datos, titulada “periodista, no tengas miedo a escribir código“.

Un programa cargado desde mañana jueves hasta el domingo. Talleres y actividades en torno a la minería de datos y el periodismo que pintan muy, pero que muy bien. Me encantan los eventos que apuestan por los talleres y la parte práctica en vez de tantas charlas y teoría sin ponerla a prueba. Como ya he dicho, yo voy a ir y no me lo pierdo por nada del mundo. Tengo muchas ganas de aprender a trastear con estas herramientas y seguir poniendo los cimientos de la formación como periodista que tengo que tener a lo largo de toda mi vida. ¡Nos vemos con datos!

El fenómeno de ‘Ocho apellidos vascos’

Sí, se trata de la película del año. El film español más taquillero de la historia y el que está rompiendo todas las plusmarcas establecidas en cuanto a recaudaciones en salas de cine. ‘Ocho apellidos vascos’ es una comedia romántica que explota los tópicos sobre los andaluces y, sobre todo, de los vascos. Un largometraje sin mala leche, escrito con humor desde la visión de unos esterotipos conocidos por la sociedad vasca. Fogueados en ‘Vaya Semanita’, Cobeaga y San José (no el central del Athletic, ojo) han montado una película que recoge lo mejor de los sketches del veterano programa de ETB-2.

Póster promocional de la película española 'Ocho apellidos vascos'.

Cartel de Ocho Apellidos Vascos.

No quiero hablar de la película en sí, para eso está la crítica en Sala BMe gustaría centrarme en el fenómeno en sí. En la cantidad de gente que ha acudido a las salas de cine a ver esta comedia romántica. Yo acudí el jueves, día festivo. Había pasado más de un mes desde el estreno y en los multicines a los que acudí había cuatro salas que proyectaban la cinta cada hora. Aún así, me sorprendí porque el taquillero me indicó que solo había butacas juntas en los laterales o en las primeras filas. Ingenuo de mi, pensé que al haber tanta oferta y el tiempo transcurrido desde el estreno iba a encontrar sitio sin problema. Pues mira que no. Me sorprendió la cantidad de gente. Nunca había visto tal cantidad de personas haciendo cola para entrar en una sala de cine. No al recinto del cine, a la propia sala. Y el resto de salas debían de estar bastante vacías.

Lejos de buscar analizar con sesuda profundidad el fenómeno, creo que se deben a una serie de factores bastante simples. Es una película que gusta, sin demasiadas pretensiones y que ha encontrado una buena respuesta del público. Con el respaldo de Mediaset, la promoción ha ayudado mucho. En marquesinas de autobús, paradas de metro u opis he visto los carteles anunciando la película. Ya le había echado el ojo hace tiempo con un trailer que lanzaron en Telecinco. Tenía ganas de verla. Luego empezaron más tráilers y más promociones.

Los actores andaluces de 'Ocho apellidos vascos' de promoción.

Al contrario de lo que afirma este artículo de Alt1040, no creo que la película haya triunfado por saber “interpretar cuál era su público objetivo” e ir a por él. Ni por el trabajo en redes sociales. Es más, como usuario he visto bien poco de la promoción de la película en redes. En cambio, he visto que al hablar de ‘la fiesta del cine‘ en los informativos de Mediaset se aludía más a ‘Ocho apellidos vascos’ (imágenes incluidas) que a la propia noticia de rebajar precios. No creo que el público objetivo de la película sea el de los más jóvenes. Tal y como pasa en ‘Vaya Semanita’ un espectro muy amplio de la sociedad disfruta con el programa y se ríe a carcajadas. Este film es una comedia blanca pensada para toda la familia. Vi un montón de señoras mayores en la sala. De hecho, había poco usuario tipo de redes sociales.

La película ha triunfado con sus virtudes y sus defectos. Ha hecho gala de unos tópicos hacia los vascos orientados, precisamente, a esa faceta abertzale y violenta que tanto miedo daba. Un paso más hacia la normalización. Una piedra más en la construcción de la carretera hacia la paz. Uno de los mejores textos al respecto de ‘Ocho apellidos vascos’ es de José A. Pérez (@mimesacojea) en el que habla sobre cómo la película no ha gustado a los extremos. La crítica de Gara es un gran ejemplo. Partiendo de las bases sentadas hace tiempo y el fin de la violencia, películas como esta ayudan a que se vean las cosas bajo otro prisma distinto. Yo mismo tiendo a realizar humor con ese tipo de situaciones y hay gente que se ríe y gente que se ofende. Como con todo, básicamente.

Belén (@mbeleogar) es una sevillana de pura cepa. De las de Semana Santa y Feria de Abril. Me comentaba que si un vasco recomendaba la película, tenía que ir a verla. Llevo años hablando de las bondades de ‘Vaya Semanita’ y otros chistes tópicos vascos (exagerados, aquí no se folla…). ¿Cómo no me iba a gustar? Si es todo lo que busco en una película: comedia romántica, tópicos, humor, risas, paisajes espectaculares y Euskadi. ¡Lo tiene todo! Yo os recomiendo que os dejéis llevar por el fenómeno y acudáis al cine. Así, en la próxima gala de los Goya podréis decir que habéis acudido a ver una película española y estéis legitimados para criticar los argumentos del presidente de la Academia de Cine.

Radiografía de una egoblogger

En su día comenté que me gustan algunos blogs de moda. Sigo unos cuantos en el Feedly y me llama la atención la cantidad de elementos comunes que tienen muchos de esos blogs. Así que me he decidido a realizar una pequeña infografía con los puntos en común que he encontrado y fabricar así la egoblogger típica que podemos encontrarnos por la red. Se trata de un ejercicio de diversión y una excusa para trastear con las infografías. No hay que tomarlo al pie de la letra, ni pensar que esto es la realidad. Como cualquier generalización, solo se toman los puntos comunes.

Infografía sobre las egoblogger y fashion blogger.

A nuestra egoblogger típica la llamaremos María porque es el nombre de mujer más común en España. María es una chica joven, de entre 20 y 30 años con estudios superiores. Tiene un blog con unos cuantos años de antigüedad, entre dos y cuatro. El blog lo montó en Blogger y ahí sigue funcionando. Tiene una media de publicaciones de outfits mensuales, también tiene hueco para otro tipo de contenidos relacionados con la belleza o la moda. No es raro ver posts con ropa o tendencias que le gustan para distintas épocas del año. Los textos están en dos idiomas: inglés y español. Además, los títulos cortos y descriptivos también suelen ser en la lengua anglosajona. La ropa que enseña, dependiendo de la temporada, es de las grandes marcas como Zara, H&M o Mango. Muchos complementos proceden de tiendas como Oysho o Primark y tanto los zapatos como los bolsos suelen ser de alguna tienda especial, no de una cadena grande. En el caso de los zapatos, son los más repetidos en distintos posts.

Como ya he mencionado, María tiene estudios superiores, normalmente relacionados con el periodismo o la publicidad. Trabaja (ella tiene esa suerte) en algo relacionado con la comunicación en Internet. Con el gusto por la moda que tiene, también es posible que se dedique a ser personal shopper. Dentro de las redes sociales, mueve bastantes fans en Twitter. Lo usa con bastante asiduidad, tanto para compartir las entradas de su blog, como para comentar cosas de su vida cotidiana. Aunque si hay alguna red que le chifla especialmente esa es Instagram. Ahí cosecha muchos likes, con una tendencia cercana a los 100.

En cuanto a hábitos de vida, es curioso que suelen ser parecidas. En el caso de nuestra María, le encanta salir a correr su hora diaria. No duda en anunciarlo en Twitter o Instagram. Disfruta del café de Starbucks, casi siempre para llevar, aunque la foto es en una mesa. Esas fotos que saca son con un iPhone. Ni se le ocurre pensar en otro teléfono. El iPhone es un complemento más en cuestiones de moda. Incluso los saca en sus looks. Le disparan fotos mientras revisa casualmente las notificaciones. Las fundas del móvil también son un punto a mirar en las tendencias. María tiene un pequeño bulldog francés que, de vez en cuando, le acompaña en sus sesiones fotográficas en plena calle. Le encanta viajar y no duda en cuanto puede para hacer la maleta y salir pitando. Además, aprovecha esas visitas para sacarse fotos y hacer entradas más internacionales. Y lo documenta todo a cada paso. También suele realizar acciones pensadas para su sector. Viajes, inauguraciones, desfiles y ese tipo de actos a los que acude, documenta y cuenta posteriormente. Para algo ha sido invitada. Como de todo, aunque tiene mucha tendencia hacia el verde. No deja pasar la oportunidad de comerse un buen cupcake casero o de probar el último local de sushi de la ciudad.

Agradezco a Irene (@chocairin), Gilda (@dmyuv) y María (@MariaBernalT) por su ayuda a la hora de elaborar este perfil.

¿Es rentable la publicidad en un blog?

Esta es una de las grandes preguntas que nos hacemos todos con los blogs. O muchos, puede que no todos. Ya no hablo de banners, que no suelen ser muy rentables. Hablo, básicamente, de los posts patrocinados. Hay varias empresas que se dedican a poner en contacto a marcas y a bloggers. También las empresa de Social Media tienen tendencia a buscar el acuerdo con influencers para mover sus historias en las redes. Por eso me hago esta pregunta que siempre ha estado en el aire: ¿es rentable la publicidad en un blog?

Packaging de Dragon Ball

Esta publi SI mola.

Rentable a todos los niveles, no solo económicamente. Por un lado está la eterna credibilidad del bloguero. Lo comentaba el otro día en Facebook @luisete. Un post patrocinado puede perjudicar la imagen del bloguero de muchas maneras.  No solo porque sea falso, en este caso concreto. Queda manchado en el resto de los textos que escriba al respecto. No solo por dinero. Ya hablé sobre esa disyuntiva entre parné y experiencia. ¿Queda creíble? Si bien es cierto que no suelo hablar de manera habitual de Lexus o de Gillette (las dos empresas que han financiado dos buenas experiencias), si que menciono los viajes al respecto.

Recuerdo que hace unos años, dos periodistas a los que respeto me comentaron sobre algunos posts patrocinados en el blog. El tema es sencillo: somos periodistas, no publicistas. Aunque claro, ahora los periodistas del grupo A3Media hace publicidad a todo tren para el BBVA. ¿Estarán sentimentalmente implicados en las noticias sobre la entidad? Mi parte malvada dice que sí. Aunque no suelo ver las Noticias de Antena 3, creo que no solo están adulteradas, además es visible.

Si nos metemos a hablar de dinero, no creo que la publicidad en un blog de para mucho. Está claro que no da para vivir. A menos que seas youtuber. 20 o 30 euros por post patrocinado, como mucho, que no ingresan a menos que tengas un mínimo en la cuenta. Posts que en muchos casos te la sopla y solo rellenan y buscan rellenar con un contenido fácil de hacer. Notas de prensa que llegan que son un desastre en si mismas (¿quién escribe eso?). Todo ello para buscar un poco más de audiencia segmentada por gustos.

Por eso mismo hago la pregunta y respondo a modo personal. Ahora mismo no creo que me sea excesivamente rentable hacer publicidad en mi blog. Al menos no publicidad pagada. Si decido echar una mano a algún amigo, no hay problema, porque es un contendio que he querido hacer. Tampoco veo problema en hacer posts patrocinados para terceros. Por el momento voy a seguir sin realizar ninguna campaña, porque me gusta tal y como está. ¿Vosotros qué pensáis? ¿Hacéis campañas u os negáis por sistema a mancillar vuestros blogs con publicidad que no os interesa?

Siete consejos para hacer listas en tu blog

Las listas se han puesto de moda, no lo podemos negar. Hay, incluso, blogs cuya temática es crear listas como ‘Una docena de‘ o ‘The idealist‘. Les va bien, no creáis, atraen mucho público. Muchas veces tengo ideas para escribir aquí, pero son listas. He intentado poner una norma interna de una lista a la semana como máximo. Fijaos que esta semana rompo mis propias normas, porque las conclusiones del Innova Bilbao 2014 las hice en formato de lista. Bueno, el caso es que las listas están que lo petan en la Red y no creo que sobren un par de consejos para llevarlas a cabo. Soy lector de listas y creo que he conseguido extraer el principio activo de unas cuantas.

Imagen de una lista.

De Pixabay.

Sé original

Cuanto más rara sea la lista, más gustará al lector. Con el reciente estreno de ‘Juego de Tronos’ hemos vivido un auténtico boom de listas relacionadas con el universo de la serie de la HBO. Que si castillos, que si personajes, que si localizaciones… Si haces una lista rara y original, mejor. Una recomendación: los tópicos funcionan. Mirad ‘Ocho apellidos vascos’.

Rápido de escribir, fácil de leer

¿Por qué gustan las listas? Básicamente por la forma que tenemos de leer en la Red. Lo comentaba Xose Castro (@xosecastro) en su charla del Innova Bilbao. Las formas de leer en Internet son en E o en F. Lo bueno que tiene una lista con los titulares resaltados es que se lee en un volao. Además, son agradecidas de escribir, fáciles y sencillas. Si no tienes suficientes puntos, siempre puedes reducirlos en el título.

Rompe moldes

Viene a ser el primer punto, pero no está de más tenerlo en cuenta. Si vas a hacer una lista, que sea original y rompa moldes. Como he dicho, los tópicos funcionan, pero no uses los de siempre, dales la vuelta. Igual queda algo egocéntrico, pero una lista de consejos para hacer una lista de consejos es algo rebuscado y queda bien. Saca esa mala leche que todos llevamos dentro y plásmala en tu lista. ¡Rompe moldes y que no te rompan las piernas!

Mete fotos, pero no te pases

Si vas a hacer una lista simplona, no te pases con las fotos. Si quieres poner una foto por cada punto, mejor que hagas una fotogalería. De hecho, las fotogalerías cuentan como lista, pero de una manera distinta. Tengo que reconocer que algunas de esas me cuestan. Soy perezoso y en el iPad (el gadget donde más leo) suelen resultar incómodas. Las hay de todo tipo, aunque en las revistas o blogs de viajes suelen ser de las más habituales. Este ejemplo de restaurantes en Vogue es uno de tantos.

El humor siempre resulta

Aunque aquí sea más bien escaso, meter un par de puntos jocosos y divertidos a la lista puede resultar muy bien. Es recurrente (y efectivo) si intercalas los chistes y haces referencia a ellos en otros. Si las listas son largas, esto funciona genial y, además, te ahorras un par de puntos con la chorrada. Todos ganan. Lo vuelvo a decir, las de tópicos molan. Y crean engagement o esas cosas de las que hablan los teóricos de las redes sociales y la comunicación en Internet.

Elige bien el número, no seas convencional

5, 10, 15… Los múltiplos del cinco siempre son socorridos. También podéis tirar de números cerrados basados en otros sistemas como la docena. Hay casos en los que se pasan, por ejemplo en este sobre 100 cosas de Madrid. Para más inri se trata de una fotogalería. Pon  números para que la gente piense “¿eso? ¡Qué raro!”. Cuanto más altos, más raro, pero más complicado de rellenar, claro. 45 cosas que siempre recordarás de tus campamentos de verano. Sí, 45.

No hagas listas, no es original

Las listas están de moda y lo hacen todos. ¿En serio quieres seguir los dictados de la mayoría? Tú eres un/a outsider y te va bien en el lado oscuro. No te perviertas. Aunque las listas surgieron del mundo underground (todos lo saben), ahora hasta los grandes gurús lo hacen. No he encontrado un post de Enrique Dans sobre listas, pero os imagináis lo que quiero decir, ¿no? Sé original, no hagas listas como yo. Vuela libre y escribe sobre otras cosas, las listas son para los solteros que se calientan bandejitas de comida congelada en la soledad y tristeza de sus vidas. Sal ahí y cómete Internet con tus sesudos posts sobre lo que quieras que escribas. ¡No a las listas!

Conclusiones del Innova Bilbao 2014 (#innoBI14)

Ya os hice un resumen de lo acontecido en el Innova Bilbao 2014. En ese post prometía volver a comentar las conclusiones del evento, así que con ello estoy ahora. Quiero dar solo unas pocas pinceladas, con lo que me quedo del evento. No voy a profundizar demasiado, que para eso están las propias charlas. Podéis verlas en cada resumen. Os invito a visionarlas tranquilamente y sacar vuestras propias conclusiones. Estas son las mías, personales y transferibles si os han gustado.

María Infante durante su intervención en Innova Blbao 2014.

Maria Infante durante su intervención en Innova Bilbao 2014.

  • Las cosas bien hechas salen bien. Un 9’15 a la organización.
  • En España estamos a años luz de los anglosajones en comunicación.
  • Periodismo es lo que hace ‘National Geographic’. El resto hace noticias.
  • Hummmmm. Carolinaaaaaaaa. 
  • El SEO es importante, la analítica es fundamental. ¡Dame KPIs!
  • Xosé Castro es un crack. Me quito el sombrero figurado.
  • Algunos ponentes agradecen las fotos.
  • El Iruña no destaca por sus croquetas, pero se agradece el jamón.
  • El networking es muy importante en todo esto. Básico acudir y conocer gente.
  • Los cafés de después son casi más importantes que lo que se dice. No hay que salir corriendo.
  • ¡Qué bonito ha quedado Bilbao!