El pasado sábado acudí hasta Urnieta, un pequeño pueblo de Gipuzkoa, cerca de Hernani y Lasarte, para participar como podcaster y como público en las I Jornadas de podcasting de Euskadi. Decidieron llamarlo #euskalpod18 y lo pasamos en grande haciendo el programa y escuchando lo que tenían para ofrecernos otros compañeros de viaje. Nosotros acudimos como ‘¡A La Velocidad Absurda!‘, el podcast que ya sabéis, espero, que tengo junto con otros amigos. Un programa heredero del que hacíamos en Capitán América, pero más a nuestro aire, a nuestro rollo.

Podéis encontrar los quince episodios previos al directo que hicimos el sábado en cualquiera de nuestras plataformas, incluída la página web que está enlazada en el párrafo anterior. Hasta el próximo viernes no publicaremos el especial espacial que grabamos con público desde la casa de cultura de Urnieta. Aunque quiero dejaros con la presentación que nos hicieron en forma de podcast. Ese es el pequeño aperitivo que os puedo mostrar, por ahora.

Unas jornadas, las #euskalpod18, que sirvieron para dar un poco más de visibilidad a los programas que se hacen desde Euskadi, ponernos caras y, sobre todo, celebrar esta gran pasión que tenemos por el podcasting y realizamos por amor al arte. Compañeros del Chiringuito, de Radio San Junipero, Reflexiones de un geek desde Bilbao, First Person Gamer y Reto Friki fueron los que se animaron a realizar sus programas en directo desde Gipuzkoa. Esperemos que en las próximas ediciones se animen más amigos a realizar sus programas en directo y disfrutar, no solo de audiencia en vivo, si no de un interesante feedback en el mismo momento. Lo que tiene tener público, vamos.

Unas jornadas que terminaron en positivo, de eso no hay duda. Con ganas de hacer más cosas y una comunidad algo más formada desde la última vez que nos juntamos. Al menos, ya nos reconocemos entre nosotros, que ya es algo. Un pasito hacia adelante que no se sabe dónde terminará. Por nuestra parte decir que lo pasamos estupendamente, nos gustó mucho cómo quedó el programa (a pesar del atolondramiento) y nos fascinó el hecho de hacer el programa delante de público, así que es posible que repitamos en un futuro más o menos cercano.

Tampoco puedo decir mucho más, pero las sensaciones fueron magníficas y es algo que deberíamos repetir cuanto antes. Nos reímos mucho, intercambiamos muchas impresiones, tuvimos muchas ideas para cambiar el mundo y hacernos ricos gracias a un podcast. Así que este es el camino a seguir y esperamos seguir recorriéndolo por mucho tiempo.

Antes de despedirme quería dar las gracias a Roberto Ruisánchez Mazo (@tescaso) y Carlos Encinas (@charliencinas) por las fotos del evento y recomendaros escuchar las conclusiones, en forma de podcast breve, del propio Roberto.