El papel ha muerto

La clásica frase agorera que llevamos escuchando cada año desde hace un par de décadas. El final del papel. La muerte del soporte físico. La hecatombe de los medios escritos en trozos de árbol muerto. Todo ese tipo de apocalipsis alrededor de una tecnología que va de la mano de la Humanidad desde tiempos inmemoriales. Se ha ido refinando con el tiempo, claro que sí, pero no deja de ser algo antiguo que algunos (cada vez menos, diría yo) se empeñan en matar. Están los que comentan que no ha muerto, pero está condenado y en un par de generaciones (como mucho) desaparecerá. Todo ello llevado por el empuje del digital y lo barato que resulta. Es un poco irónico que hable de ello desde una pantalla, un medio totalmente digital (aunque podéis imprimir esta página si así lo deseáis). Aún así, por si no os habíais dado cuenta todavía, voy a hacer una defensa del papel con una magnífica excusa: la revista Manual.

Se trata de un nuevo proyecto en papel (¡en físico!) de una revista sobre videojuegos. La idea es tratar el vicio de una manera distinta, con reportajes y entrevistas algo más reposadas, en vez de centrarse en la actualidad y los análisis de los juegos que van saliendo. Una forma diferente de disfrutar de los videojuegos. Distinta en el sentido tradicional de las revistas y la información especializada, claro. En el primer número destaca la entrevista a Sam Lake, guionista de Remedy (Alan Wake, Quantum Break) y cara de Max Payne en sus dos primeras entregas (las desarrolladas por el estudio finlandés). También un breve perfil sobre Fumito Ueda, el genio tras ICO, Shadow of the Colossus y The Last Guardian o un pequeño estudio sobre la importancia de la religión en el último juego de Guerrilla GamesHorizon Zero Dawn. Un producto interesante, cuanto menos.

Si nos centramos en el aspecto físico de la revista tenemos un ejemplar de 194 páginas a todo color en un papel de calidad. Muchas imágenes con gran calidad (aunque no deja de ser material promocional del juego en cuestión) y una buena maquetación que permite leerla sin excesivos problemas. Una de las características que más gente ha reseñado al hablar de Manual es el olor que desprende. Un olor potente y penetrante a libro, a imprenta. ¿Sabéis eso que dicen de olor a libro nuevo? Pues esta revista lo tiene y es bastante potente. Comentaba @pinjed en el podcast Reload que olía incluso dentro del sobre. No llegué a comprobarlo, pero me lo creo, vamos.

En los últimos tiempos han ido apareciendo más revistas de este estilo. Volviendo a parafrasear a Fran Pinto (@pinjed) en el mencionado programa, lo que han intentado hacer con Manual es algo similar a una Panenka de videojuegos. Una comparación muy acertada. El público de los videojuegos ha ido creciendo (tanto en número como en edad) y buscan otro tipo de lecturas algo más maduras y sosegadas. Tal vez no todos, claro. Sigue habiendo gente que prefiere meterse en foros a decir que la PS4 es mejor que la Xbox One e insultar a aquellos que no juegan a lo que a ellos les gusta. De eso habrá toda la vida, no lo dudéis. Este tipo de productos van dirigidos a personas que quieren encontrar algo diferente en una afición que llevan desarrollando toda la vida.

¡Qué portadas que tienen!

Otro ejemplo que me viene a la cabeza es la vuelta de la revista EDGE a España. La EDGE es una publicación de largo recorrido en Reino Unido que ya llegó a España en 2006 y desapareció en 2009. Desde entonces los aficionados a este estilo de hablar de los jueguicos tuvieron que contentarse con la versión mensual que llegaba desde las islas británicas. Reconocida por su calidad (tanto de textos como de las imágenes que les acompañas, también sus portadas suelen ser icónicas) ha vuelto a nuestro país. Si bien en este caso se publica cada dos meses, eso no empaña el trabajo que realizan. Parte de la revista son traducciones de los textos de la versión original británica, aunque también tienen textos propios. Actualmente se puede conseguir el tercer número en los kioscos. Una opción muy interesante para los aficionados (y algo más) al maravilloso mundo de los videojuegos.

Así que parece un contrasentido. En una época en la que “el papel ha muerto” hay gente que se la juega en sacar productos en formatos ya fiambres. Productos que buscan el agrado de un cierto público que, esperemos, sirva como para mantenerlo en pie durante un tiempo. No lo he dicho, pero la revista Manual sacará dos números al año (cada seis meses, vamos) con lo que hay tiempo de leer tranquilamente y reposar lo que se publica en cada ejemplar. Por mi parte, voy a seguir con el papel hasta que se acabe, aunque me guste leer en digital y me sea más cómodo. Una cosa no quita a la otra.