¿Llegamos a la Luna? Esa es la sencilla pregunta a la que han querido responder dos monstruos del panorama 2.0 vasco como son Luis Alfonso Gámez y José A. Pérez, conocidos en Twitter como @lagamez y @mimesacojea respectivamente. De Luis Alfonso solo puedo decir cosas buenas, lo conocí hace más de un año, en un tren camino de Muskiz, él realizaba las funciones de anfitrión a un evento que su casa, como llama a EL CORREO, organizaba en la localidad vizcaína. En ese mismo evento descubrí Twitter y aún sigo enganchado a él, así que podéis echarle las culpas a Gámez de todo. Hemos vuelto a coincidir en bastantes sitios, Gijón, Getxo, Sevilla, la redacción del periódico… y siempre ha sido un auténtico placer. Por mi parte lo considero un gran amigo, de esa clase de gente de la que te sientes orgulloso de tener en la agenda del móvil, el tipo de persona que sabes que te va a decir que sí con una sonrisa en la boca. Un periodista del que hay mucho que aprender y admirar, si supiéramos a qué se dedica dentro del periódico.

De José A. Pérez no puedo decir lo mismo, no porque no lo sea, si no por la falta de relación. Lo conocí en una Cita GetxoBlog, la primera de hecho y me llevé un grato recuerdo. Al contrario que Gámez, que es periodista, con José no sabes cómo definirlo (troll es lo que más se acerca), pero sí que hace, hace televisión, hace humor y sufre por ello. Tuve una agradable charla mientras se liaba y fumaba un pitillo, de esos que continuamente pasan por su boca, parece una chimenea, con la ley antitabaco seguro que es el primero en quemar bares. Le acompañé a que se fumase el cigarro, porque nadie más fumaba, el networking del futuro se realiza en torno a un cigarrillo, yo no fumo, pero no me importa acompañar. De él destaca por encima de todo su sentido del humor, lanza proyectiles en cualquier dirección y a discreción, lanza la piedra y levanta la mano, para que se sepa. Además tengo que reconocer que me enorgullece que José me siga en Twitter, que sea uno de los pocos escogidos por él para leer en su TimeLine y suela responder los comentarios. No le gusta nada la televisión de hoy y por eso trata de cambiarla con sus programas, aunque ‘El Hormiguero’ no sea el mejor ejemplo.Ciudad K’ es una especie de CNN+, un programa de La 2 que nadie veía, como la cadena, pero que mucha gente se lamenta de su desaparición, aunque no haya habido mucha repercusión al respecto. Ahora se embarca con ‘Escépticos’, en ETB2, le molan las públicas, le gusta el riesgo.

¿Y de qué va el programa? Tampoco se puede hablar mucho, pero nace con la intención de contrarrestar la superchería y el engaño que rondan los platós televisivos de este país. Volvemos a la pregunta que abre el post, ¿por qué dudarlo?, las imágenes hablan por si mismas. Pero las conspiraciones son tan bonitas, tan fáciles de creer, tan interesantes, que nos las acabamos tragando y cuesta discernir entre lo que paso de verdad, lo que “nos contaron” y lo que cuentan. Creo que llegamos a la Luna y me parece que Gámez, José y todo el equipo que tiran de este proyecto lo han conseguido demostrar, más que eso lo que han hecho ha sido dar las claves para desmontar las teorías conspiranoicas. Más que nada porque no hay nada que demostrar, el hombre ha llegado a la Luna, eso dice la versión oficial y eso es lo que cuenta la Historia, el 21 de julio de 1969 Neil Armstrong se convertía en el primer ser humano que pisaba nuestro satélite, que ponía el pie en una superficie no construida por el hombre fuera de nuestro planeta.

El trabajo de ‘Escépticos’ va a ser muy bueno, no solo por los temas y el enfoque que tiene si no por la manera de contarlo. Tras ver el piloto me he quedado con ganas de más, me he divertido y reído con Gámez, he notado la mano de José en el guión y se ha visto a todo el equipo trabajando (qué gran plano el de Luis Alfonso entrando en la UPV con todo el equipo rodeándole). Tiene un formato muy divertido, muy didáctico y puede dar mucho de sí, recordemos que se trate de el primer episodio de, espero, un prolífico programa sobre divulgación científica. La música ha estado muy bien elegida y los títulos de crédito son graciosos. Y una de las cosas con las que me quedo es que aún hay esperanza, la juventud que viene parece estar mejor preparada que la actual, entre la cual me encuentro, se ha visto que unos chavales de primaria sabían más que bachilleres y universitarios.

Nunca he estado más cerca de un programa televisivo que con ‘Escépticos’, siento que forma parte de mi, porque interactúo con los responsables (y me contestan) y porque a José A. Pérez se le ocurrió la magnífica idea de llevar un diario del rodaje y posterior montado del producto y ayuda a mantenerse cercano al mismo, puesto que sabes lo que han hecho día a día e incluso da pie a compadecerte de ellos y recordar las incontables horas que has pasado tú en los antiguos zulos de edición de la Universidad del País Vasco pegándote con el Final Cut para que saliese un maravilloso y abundante montón de basura de ahí, pero así se aprende, ensayo y error. En su caso les ha salido bien, es lo que tiene tener buenas ideas, algunos medios y ante todo, saber lo que se quiere y cómo va a ser el final.

Espero con ganas los siguientes episodios de ‘Escépticos’ y que a estos personajes, tanto a Gámez, que ha dejado de hacer cosas que le gustan (por ejemplo enseñar redacción en el Máster de El Correo) como a José A. Pérez, les vaya todo lo mejor posible, trataré de mantenerme fiel a la cita con la divulgación y si el propio director, productor y guionista me permite, difundir el vídeo que colgará en Vimeo en esta cutre bitácora. Os animo a echarle un ojo y descubrir por qué llegamos a la Luna. Nos vemos muchachos. Un pequeño paso para ETB2, un gran paso para el escepticismo científico en la televisión.