Cada vez me cuesta más ponerme a escribir en el blog. No lo llamaría “síndrome de la página en blanco” porque no llego a abrir el blog al no tener ninguna idea original que plasmar en él. Ya ha cumplido 11 años, que se dice pronto, y no he hecho nada para celebrarlo. De hecho, me he puesto con este post a ver qué sale sin pensar demasiado en ello porque no me gustaría que el primer mes del año se quedase sin nada. Aún así, son las once de la noche y no me…