En noviembre del año pasado monté un micromedio digital con unos compañeros. Se llamaba Kubilha (@kubilha) y tenía intención de contar lo que sucedía en el panorama cultural del Gran Bilbao. Arrancamos con mucha ilusión y ganas. Al final, desgraciadamente, el proyecto se desinfló poco a poco y a pesar del cariño y las ganas estamos dejando que agonice y muera de mala manera. Empezamos fuerte, con intención de hacer algo bonito y duradero, pero las circunstancias de la vida han provocado la situación actual. Cuando nos juntamos para realizar esto éramos tres desempleados y una…