No soy muy dado a leer opinión en los diarios, suelen ser textos largos, tediosos y en muchos caso aburridos. Algunos, los más cortos, suelen ser interesantes, otros se acercan más a lo que me interesa. De todos ellos, las que menos me llaman la atención son las críticas cinematográficas, a menos que tenga dudas en ir a ver o no la película o haya una motivación extra que me impulse a leerla. El caso que os voy a mostrar me parece un claro ejemplo de lo que no se debe de hacer en una crítica.

Ayer, mientras leía el diario Público, me fijé en la única crítica de la semana. Trataba sobre ‘Piratas del Caribe: en aguas misteriosas’ y la leí. Os lo dejo aquí para que juzguéis. A mi juicio adolece de todos los pecados que se le puede achacar al periodismo al hablar de cine. Empezando por los spoilers que destripan la película y terminando por las sorpresas, si es que las hubiera, que las revienta. Es el clásico ejemplo de cómo echar a perder una película con tan solo leer una crítica. Se dice que este tipo de escritos los realizan personas ajenas al periodismo, muy fuertes en su campo, en este caso el cine, pero aún así en la carrera te enseñan a escribir estos textos de opinión, por lo que pudiera pasar. Una de las recomendaciones básicas es no desvelar la película, contar lo mínimo posible, normalmente lo que muestre el trailer, para, precisamente, no arruinar el film al lector. Parece que en esta ocasión no ha primado eso y ya sé cómo acaba la película y lo que va a suceder.

Estatuilla de 'Noche de Oscars' de Aux Magazine.

Ciertamente debería de estar agradecido por ahorrarme los seis euros que cuesta el cine (precio de la última vez que fui), sin añadir las palomitas y bebida complementaria, que pueden llegar a la barrera de los veinte euros tranquilamente, pero no lo estoy. No me gusta que me cuenten las películas, porque le quitan emoción, en mi caso me quedo pensando en lo que me han dicho y me fijo, hasta el punto de desesperarme, en aquello que me han contado. Si no me gusta que me lo diga un amigo, imáginate un desconocido que escribe en un periódico. La verdad es que no tenía intención de ver esta entrega de la máquina de hacer dinero de Jerry Bruckheimer hasta su salida en una calidad decente para descargar. Que esa es otra, si el cine fuese más barato, iría más a menudo, pero con los precios por las nubes, voy de vez en cuando y punto. A día de hoy, ir al cine es un lujo que mucha gente no se puede, o no quiere, permitir.

El caso es que no debe hacerse lo que os he mostrado. Reventar películas en medios de comunicación es de mal gusto. Lo digo también por la tele, porque muchas veces se exceden en los publirreportajes que hacen en los informativos sobre las películas. En fin, quería desahogarme de todo esto. Un saludo.