Es un hecho conocido por todos que España es un país laico. Según la RAE significa “Independiente de cualquier organización o confesión religiosa“, afirmación que podríamos, cuanto menos, poner en duda. Pero eso no es lo que importa, en cambio la libertad de credo, establecido en el artículo 23/1 de la Constitución de 1978, la que está en vigor, por lo tanto cualquier persona puede procesar la religión que le venga en gana, sea el catolicismo o el pastafarismo.

Obtenida de http://webislam.com

Esto viene debido a una noticia que ha aparecido hoy en los periódicos y los timelines twitteros de la gente. Me refiero al caso del velo en las escuelas, que suele reaparecer cada cierto tiempo y ahora vuelve a estar de actualidad. Os dejo aquí un enlace con la noticia en ElPais.com. La duda que se pone encima de la mesa es si las niñas deberían llevar velo en un colegio o instituto público. Según el principio de libertad religiosa y de expresión, no debería de haber ningún problema, es una prolongación más de sus derechos, como tampoco deberían detenerme u obligar a que me quitara un ridículo sombrero con LEDs que hiciese spam bestia del blog (aunque molaría).

El problema es, ¿hasta que punto tiene libertad una niña para decidir si lleva el velo o no? Si su madre lo lleva en casa, sus hermanas y la gente con las que se relaciona, puede que sea lo más normal del mundo. El problema más gordo que yo veo es el por qué una religión, un credo, obliga a hacer tal o cual cosa. Soy bastante “crítico” o tocapelotas con cuestiones religiosas, puede que sea envidia de no ser capaz de creer a ciegas la existencia de un ser superior. La cosa es que las religiones son algo inherente a la Humanidad y por ello nunca se van a conseguir acabar con ellas. Muchas de las maneras, modos y formas de hablar de los actuales políticos vienen de antiguos rituales religiosos (cristianos o no) que se han adaptado a otra nueva arena. Y aunque pensemos que el catolicismo está menguando entre los jóvenes, eso no implica que no surjan nuevas religiones, en este caso pseudoreligiones. El nazismo se apoyó en viejos rituales cristianos y paganos en, por ejemplo, su congreso de Nuremberg de 1932.

El caso de nuevas pseudoreligiones que están en auge en la sociedad occidental es más que nada el deporte, y en España, el fútbol. Por ejemplo, hace unas horas, mi timeline de Twitter estaba copado por tweets del partido Inter-Barça, la noticia del viaje culé en autobús ha estado en todas partes, e incluso las secciones deportivas de las televisiones o radios son mayores que las de información general. Si España llegase a la final del Mundial de Sudáfrica, Zapatero podría hacer lo que quiera, nadie le prestaría atención, todos estaríamos pendientes del gran partido.

Por lo que ahora os lanzo a vosotros un par de preguntas. ¿Aprobáis el velo como un acto de libertad de credo y expresión?¿El deporte se podría considerar como la religión de la primera década del siglo XXI en Occidente? Con esto os dejo, un saludo y hasta mañana.