El pasado fin de semana se celebró en el Bilbao Exhibition Center (BEC) una de las ferias de vacaciones más importantes de la Cornisa Cantábrica, el Expovacaciones. Otro año más, distintos agentes del turismo se dieron cita en uno de los pabellones del BEC para mostrar sus recursos y sus principales atractivos para conseguir atraer turistas. Ya sabemos que España vive principalmente del turismo y así lo demuestran estas ferias en las que las distintas provincias o comunidades autónomas se lanzan a mostrar sus puntos fuertes. Expovacaciones no fue una excepción.

Me sorprendió cuando recibí el mail de invitación a la feria. En un principio, lo rechacé, pero tras explicarme el plan con un poco más de detalle, me animé a ir. La idea era guiar a un grupo de bloggers por distintos stands en el que nos iban a explicar un poco la oferta turística que presentaban en la feria. Así, nos juntamos Eider Bueno (@ebcblog) de ‘EBC Blog’, Mónika Araujo (@Viajandoconmami) de ‘Viajando con mami’, Ainara García (@elmundoatraves) de ‘El mundo a través de un visor’, Víctor Galán y Alicia Gullón (@elmundatuspies) de ‘El mundo a tus pies’. Un buen grupo de blogueros de viajes y yo, que soy un poco random.

La visita empezó por el stand ‘patrio’. La marca Euskadi se veía nada más llegar y esa fue nuestra primera parada. Ahí nos explicaron que la estrategia turística de la CAV se divide en seis frentes: las tres capitales, montes y valles, costa vasca y Rioja Alavesa. La verdad es que dentro de esas opciones, cualquiera es muy buena, aunque mi preferencia es la costa vasca y la capital de Bizkaia. ¡Qué le voy a hacer si yo nací en el centro del Universo! Eso cantaba Serrat. O algo parecido. De ahí cruzamos la península, nos cogimos un ferry y aparecimos en el primer destino de los españoles fuera de Europa: Marruecos. Meneses siempre decía que teníamos África a tan solo 14 kilómetros de nuestras espaldas y no le hacemos caso. Es el caso del antiguo protectorado franco-español. En el país vecino podemos optar por las visitas culturales (las capitales imperiales), turismo de sol y playa en el Mediterráneo o la aventura junto al Atlas. País de altos contrastes, según nos comentaron. Ahí me acordé de la cantidad de tuiteros que se están dejando caer por esas tierras…

SONY DSC

Si Marruecos fue en su momento un país dominado por los franceses, nuestra siguiente parada fue, precisamente, Francia. Más concretamente toda la zona vascofrancesa. Los departamentos de Pirineos Atlánticos y las Landas. Mientras mis compañeros preguntaban, me dediqué a mirar mapas de carreteras de alguna vez que he ido por ahí. Dejamos Francia para cruzar al pequeño principado de Andorra donde nos estuvieron explicando las virtudes de un país tan pequeño. Entre ellas, consiguen transformar las actividades de invierno en atractivos de verano. Es un país pequeño y escarpado, con encanto.  Y muy buena zona de compras. Que se lo digan al hijo mayor de Jordi Pujol.

Empiezo a tener lagunas sobre el orden de los stands que vimos a continuación. Creo recordar que el siguiente fue el de Setúbal, en Portugal. Un atractivo turístico cerca de Lisboa con grandes marismas y playas, interesante gastronomía y un vino moscato (que rechacé una copa porque no me gusta) la mar de interesante. Entre las actividades que proponen los lusos en esa zona (hogar natal de Mourinho, para más señas) es la de observar pájaros. Siempre me ha parecido algo curioso (a la par de aburrido), pero debe de ser una de las actividades con más tirón. Y menudas playas atlánticas que tienen. Me llamó la atención, vaya. De ahí nos fuimos a conocer a Julian Iantzi, el presentador del programa de EiTB ‘El conquistador del fin del mundo’, el reality más salvaje que he visto. Les putean cosa mala. Ahí, Iantzi, junto con ‘Over Trails‘ ofrece varios paquetes muy interesantes. El primero es recorrer junto al presentador los paisajes donde se rueda el programa y maravillarte con la Patagonia. Otro de los paquetes es la visita a Boise (Idaho) donde se encuentra la comunidad vasca más grande de Estados Unidos. De hecho, el propio Iantzi es norteamericano porque su padre se encontraba en EE UU como pastor cuando nació él y sus hermanos. Desde ‘Over Trails’ nos explicaron que buscan crear viajes y experiencias con fuerte componente local, que implique a visitantes y residentes.

SONY DSC

El stand de Setúbal (Portugal).

Con el tiempo encima, porque a Iantzi le das cuerda y no para, nos dirigimos hasta el stand de la provincia de Cáceres. En él pusieron especial ahínco en la capitalidad gastronómica de la ciudad homónima este 2015. Grandes productos y denominaciones de origen muy potentes (jamón de Guijuelo, torta del Casar, pimentón de la Vera…) son algunos de los más conocidos de Extremadura en el resto de España. Ahí nos dieron una bolsa cargada de información sobre la provincia. Incluso un atlas de dibujos de la provincia. Además de varios productos típicos como pimentón, aceite de oliva e higos con chocolate que debe de ser una exquisitez local. Mi madre da buena cuenta de ello. También nos dieron un libro de recetas hechas por blogueros que tienen muy buena pinta. Bueno, y nos mencionan en su web. Entre los atractivos de Cáceres, todo su casco antiguo que data de la época romana (fijaos Mérida, que era una de las ciudades importantes de Hispania). Aunque si me tengo que quedar con algo de Cáceres y Extremadura es con la iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo, que tiene el escudo del Athletic en una de los capiteles de su campanario. ¡De Bilbao, #aibalahostia!

Creo recordar que de Cáceres nos fuimos al Terreta. Ese stand no es otro que el de la Comunitat Valenciana. Si el de Euskadi se dividía en seis, este ni sé. Las ciudades, las provincias y las zonas playeras de las provincias. Que si nos ponemos a sumar tenemos un mogollón de información sobre la comunidad del sol. Ahí nos atendió un señor muy simpático (tengo su tarjeta, pero está lejos) que había hecho sus deberes y conocía nuestros blogs. Yo ya os he hablado de Valencia, aunque he profundizado algo más en el Txoko con sus maravillas gastronómicas (y de Alicante). A mi la zona de Levante me interesa mucho. Una de las cosas con las que me quedo de esta parte es la importancia que tienen las redes sociales y los blogs en la comunicación turística de la Comunitat Valenciana. Nos habló de acciones con igers y más cosas que hacen. Poquitas, pero efectivas. Por eso mola. Debería de volver.

Posando en Cáceres.

Posando en Cáceres.

El último stand de todos fue el de la marca Bilbao-Bizkaia en el que nos explicaron la concepción del mismo como un museo y sus obras eran, evidentemente, las maravillas de la provincia. Aunque eché un poco de menos ver una gran foto del nuevo San Mamés enmarcada, porque es la guinda del nuevo Bilbao. Ahí realizamos una curiosa cata de txakolí de Bizkaia (el nuestro era del Duranguesado) que maridaba el vino con el arte. Mientras íbamos aprendiendo a catar (y muy bien, la verdad), el hermano del enólogo que dirigía la cata iba plasmando distintas impresiones en dos lienzos que representaban los dos caldos que estábamos probando. ¡Ah! Antes que se me olvide, también nos hicieron una demostración de grabados en papel que fue muy interesante.

Tras acabar en el stand foral, nos dieron cierto tiempo para pasear por la feria. En mi caso me pasé por los destinos que tengo en mente para lo que queda de 2015: Zaragoza, Alicante y Valladolid. Aunque a última hora se me ha sumado la isla de Mallorca y no cogí nada de eso. Ni de Sevilla (¿he oído EBE?). Pero bueno, en el primer caso tengo contacto con la población local y el segundo ya conozco lo que me gusta de la ciudad (y más contacto). Así que me dediqué a pasear, sacar fotos al pingüino gigante de Islands Tours y acabar en el bar para la comida de fin de ruta. Así da gusto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.