Echas la vista atrás y hay bastante camino recorrido. Con esta entrada quiero celebrar los diez años de vida y actividad (con altibajos) de esta humilde bitácora. Se trata del post número 943 según el contador de entradas de WordPress, aunque no cuenta las 211 entradas que ya hay publicadas en el Txoko de Bori. El total se elevaría 1154 entradas totales, más o menos a una media de una entrada por cada tres días (si mis cálculos son correctos, que no suele ser el caso). Unas cifras bastante dignas para un proyecto que empezó para ver cuánto aguantaba con él.

La verdad es que el blog me ha dado muchas alegrías y alguna que otra tristeza. Siempre me resulta triste dejarlo sin contenido por un tiempo debido a la falta de ideas para escribir. No me suele gustar repetirme y en muchos casos solo se me ocurren buenas ideas de cosas que ya he escrito. Por eso es que no escribo tanto como debería o como me gustaría. También es cierto que en la época que suelo tener trabajo lo último que me apetece es ponerme delante del ordenador a seguir escribiendo, prefiero usarlo para jugar, ya sabéis.

En cuanto a alegrias, múltiples y floridas. Creo que la principal siempre ha sido encontrar gente con la que compartir buenos momentos. Sin duda me vienen muchas personas a la cabeza. Casi todas por Twitter, tengo que reconocerlo, aunque fue el blog el que me llevó a Twitter y es ahí donde he encontrado esa buena gente. Sería malo quedarme con un par de personas de todas las que he conocido, pero diría que me alegro especialmente de haber conocido a @pixelillo y @carballo (aunque este último tenga abandonado su blog) porque me he embarcado en proyectos chulos con ellos, aunque no hayan fructificado de la manera que esperaba. Y más gente, ojo. Me alegra un montón coincidir con la esfera gastroblogger de Bilbao de vez en cuando en saraos, porque se ha formado un pequeño grupo muy dinámico. No me olvido de @dmyuv y @masqueropa, ni de la gente del Social Media y los eventos 2.0 (ahora ese término suena tan viejuno). Ni siquiera de @mherrerogmn, @txemacg y toda la comunidad científica de Naukas (otrora Amazings)… El blog ha dado tanto de sí en esos sentidos que tenerlo abierto y darle contenido de manera regular es un placer. Había dicho que no quería hacer de menos y he acabado haciéndolo al mencionar a cierta gente y no a otra. Creo que es algo fiel al estilo del blog. Digo que voy a hacer una cosa y acabo haciendo lo contrario. Hay quien puede decir que eso es hipocresía, pero prefiero llamarlo estilo.

Espero poder seguir escribiendo sobre mis cosas aquí con las mismas ganas de siempre (o con un poquito más). Quiero seguir realizando eso supuestos de política ficción que tanto me gustan con las abstenciones y otras simulaciones políticas. Quiero seguir con mis listas y ya veremos con qué más. Llevo tiempo pensando en reunir en un solo lugar lo que separé hace tiempo: el Txoko y el blog, pero no he encontrado una plantilla que me guste y me sirva para ambos. Quiero seguir con el proyecto que lancé con los excompañeros de Capitán América: ‘¡A La Velocidad Absurda!’, que marcha viento en popa. Estamos dentro de la comunidad de Cuonda y cada vez tenemos más escuchas (y estamos encantados, claro). Y más y más cosas que tengo pendientes y quiero hacer al abrigo del blog y del nick por el que se me conoce en las redes (BlogdeBori). Todo ello, tras 10 años de travesía que no son más que un campo de pruebas y aprendizaje contínuo. Después de 10 años escribiendo en el blog tengo claro que esto es solo el comienzo y que lo mejor está por llegar.

¡Gracias por estar ahí!