Después de más de un mes sin escribir por aquí, vuelvo. El regreso no es ni tan esperado como la 5ª temporada de Lost, ni tan seguido como los programas carroñeros de TeleCinco. Pero al menos he vuelto y algo es algo.

Y en la vuelta, después de todos los exámenes, de acabar de escribir en EL CORREO y de aprobar todo (a la primera), he decidido reabrir el blog en un día especial. Hoy es 1 de marzo, día en que todos los vascos y gallegos mayores de edad estamos llamados a las urnas a elegir un nuevo parlamento político. No sé cómo irá la cosa en Galicia, pero en Euskadi las cosas están muy reñidas, es la primera vez en más de 30 años (que se dice pronto) en los que el Partido Nacionalista Vasco tiene verdaderas posibilidades de perder el poder. El candidato no-nacionalista con más posibilidades de romper tres décadas de peneuvismo en Ajuria Enea (residencia del lehendakari) es Patxi López, candidato por el Partido Socialista de Euskadi.

El resto de fuerzas políticas que concurren a las urnas tienen la importancia de ser la llave que abre el gobierno vasco. Éstas elecciones acabarán con las estrategias y la suma de diputados vascos que puede salir de ahí. PSOE, PP y UPyD o PNV, EB, EA y Aralar. Un lío de siglas que van a dar con el gobierno que estará en el poder de Euskadi durante 4 años más.

Así que hoy, como prácticamente cada año desde que tengo 18 años voy a ejercer mi derecho a voto. Una acción que la realizo diariamente para poder sentirme ciudadano de pleno derecho. Así que os dejo, que tengo un derecho que ejercer.

Un saludo.