Con el tema de la aventura gráfica de Dreamagination Entertainment me ha dado por buscar, y acabar incluyendo en un trabajo, información sobre una de las obras maestras de las aventuras gráficas, y probablemente de los videojuegos, como es The Secret of Monkey Island.

Quizás sea el juego que más veces me he pasado, seguro que tiene el record por ser con el que más me he reido, porque de eso se trata básicamente esta obra maestra, de diversión y risa fácil. La historia transcurre en un anacrónico siglo XVIII, en una isla del Caribe, Isla Mêleé, anacrónico porque entre las cosas que te encuentras existen referencias a videojuegos o máquinas de refrescos, pero ahí reside principalmente su encanto, en ese humor absurdo. El videojuego nos pone en la piel de Guybrush Threepwood, un joven recién llegado a la isla con la intención de convertirse en pirata, para ellos necesita superar tres pruebas y recibir el visto bueno del comité pirata. A partir de ahí se lía la aventura y se convierte en un carrusel de chorradas y risas para salvar a la gobernadora Elaine de las garras del malvado pirata fantasma Le Chuck.

El ya mítico Bar SCUMM

El ya mítico Bar SCUMM

Claramente estamos ante una parodia de las historias de piratas, pero tan bien llevada que es una historia más, pero con grandes dosis de humor. De hecho, el creador de las dos primeras entregas de esta saga Ron Gilbert dijo que la trilogía Piratas del Caribe estaba basada en su creación y que hay muchos puntos de comparación entre ambos productos. De hecho podemos encontrar múltiples vídeos en los que se pone en comparación las películas con los videojuegos.

En cuestiones técnicas resaltar que fue creado en 1989-1990 y usó el motor de aventuras gráficas creado por Lucasfilm Games, SCUMM (nombre del bar de piratas de la saga Monkey Island). Tanto la música como el color se han quedado anticuados para los nuevos gráficos de última generación, pero ahí reside parte de su encanto, en que nos transporta a los años 90, en plena época dorada de las aventuras gráficas. La banda sonora probablemente sea una de las más conocidas para los amantes de los videojuegos y está firmada por Michael Land. El sistema de juego es clásico, apuntar y clickear, sencillo, sólo hace falta el ratón y algo de paciencia para avanzar en la trama.

Como ya he dicho antes, el humor es una parte importante del juego y para muestra un botón, gracias a Wikiquote:

“Es la segunda cabeza de mono más grande que he visto” (Guybrush Threepwood)
“Mira, detrás de ti, un mono de tres cabezas”. (Guybrush Threepwood)
“¿Es un plátano eso que llevas en el bolsillo, o es que te alegras de vernos?” (Caníbales de Monkey Island)

Así que ya sabéis, si queréis pasar un buen rato, escuchar una entretenida historia de piratas, reiros hasta más no poder y revivir el viejo espíritu del 90, The Secret of Monkey Island es tu juego.

Nota: 10/10