Un año más, el Innova Bilbao me ha vuelto a sorprender. Esta vez, además, tenía uno de mis eventos de referencia muy cercanos en el tiempo. Tanto que solo ha pasado una semana desde el iRedes. Dos semanas consecutivas de eventos (y agárrate que no queda ahí la cosa). Así que ya tenía el pulso cogido y el gatillo en el ‘comparador’, el ‘rastreator’ de los eventos 2.0. Ahí que me fui, sin muchas ganas y con pocas esperanzas, todo sea dicho. Mi intención era aparecer por ahí por los tres pilares en los que se fundamentaba mi interés: Pepe Cervera (@Retiario), Inma Ferragud (@inmaferragud) y Señor Muñoz (@senormunoz). Por suerte, la capacidad de sorpresa de #innobi15 fue muy grande y acabé encantado.

No quiero hacer un resumen de las charlas, porque para eso se las han currado en la página. Llegué tarde, bastante. Aunque no tanto como el propio evento. Yo quería entrar a ver a @Retiario y me encontré con que llevaban mucho retraso y me comí gran parte de la charla de @nachogom que habló sobre el Laboratorio de RTVE. Una charla muy interesante que veré en su totalidad más tarde. El del retraso fue Manel Fuentes, según me cuentan. Ya he mostrado mi disgusto hacia su manera de hacer las cosas y tampoco era plan de tragarme su ‘speech’ inicial. Ni de madrugar a saco, todo sea dicho de paso.

Como decía (el párrafo anterior era solo para dar algo de cera a Manel), iba con poco interés y me acabaron ganando. Antes de ponerme con todo lo bueno, quiero acabar la parafina y soltar un poco de bilis con la charla de Deezer. Fui muy crítico porque creo que no era el momento, ni el lugar para esa charla. Dentro de un auditorio lleno de gente que usa de manera intensiva Internet y las redes sociales desde hace varios años, no es de recibo que se trate de vender la música en streaming como una gran novedad. Es el presente. Muchos ahí presentes seguro que pagaban algún servicio de suscripción. Pero bueno, que no quiero envenarme cuando me muerda la lengua, así que vamos a la parte luminosa del evento.

Ésa no es otra que el solazo que hizo el sábado. No, es broma. Bueno, tampoco tanto porque todos nos quedamos sorprendidos con el pedazo de día que hizo. Las intervenciones de Pablo Casado (@hardlifeofapo), Paloma Llaneza (@PalomaLLaneza), Ida Vega (@IdaVega), Santiago Colomo (@SColomo), Estefi Martínez (@PedritaParker) y Aitor Elizegi (@AitorElizegi) me sorprendieron gratamente porque no los conocía (a excepción del último, pero siempre en su faceta de cocinero) y lo hicieron genial. También quiero destacar a Maitane Valdecantos (@maivaldeflores) y Jorge García del Arco (@JorgeGdelArco) que aunque ya había visto alguna charla suya, me gustaron mucho. Tanto como para destacarlas. También el resumen final de Xosé Castro (@xosecastro) que tan bien lo hizo el año anterior.

Eso es con lo que me quedo del #innoBI15. Eso y, por supuesto, con la gente. Tanto ponentes como asistentes. La auténtica grandeza de estos eventos es la gente de la que te acabas rodeando. Lo dije el otro día en Twitter, ni el mejor de los programas consigue superar el ‘momento bar’ de cada evento. Ni los pasillos. Ahí es donde se produce la magia. Donde salta la chispa y donde se produce el auténtico evento. Llegar, escuchar, tuitear y largarse es desaprovechar el auténtico potencial de estos saraos. Aún así, el programa ha sido muy sorprendente. ¡Para bien!

Agradecer a Curro (@CurroBB) y Ana (@eventosfera) la organización de estos dos días a fuego y la invitación para acudir. Días así hacen que acabes con nuevas ideas y el cuerpo lleno de ganas de hacer cosas. Así que viene bien para insuflarse de energía, ideas y cosas bonitas. Solo queda pensar en cuál será el próximo evento (¿Congreso Web de Zaragoza?) y esperar que el Guggenheim vuelva a acoger el Innova Bilbao en su edición de 2016. ¡Nos vemos allí!