El otro día me encontré con @Filmatu en Algorta y estuvimos charlando animadamente. En esa conversación salió un tuit del surfista @kellyslater con una reflexión interesante, algo parecido a cómo sería empezar de 0 en Twitter. Está claro que la mejor forma de empezar de cero es salir y volver a entrar, un reinicio completo, pero es demasiado ‘radical’, además no sé hasta que punto podrías mantener el mismo nombre.

Así que me he decidido por la forma menos drástica, que es dejar de seguir a todo el mundo y empezar con la gente con la que más interactúo y conozco para formar un TimeLine de nuevo. También me va a servir para ver cuánta gente me deja de seguir tras este reinicio total de seguidos y valorar los que se quedan.

Se trata de un experimento, puede ser un tanto extraño, pero me apetece hacerlo, a ver qué pasa. Hace tiempo que dejaron de importarme el número global de seguidores (aunque me lo sé) y la gente que dejaba de seguirme. De hecho, recuerdo una conversación con @Milhaud que consiguió convencerme de que los unfollows no son algo personal y no deberían de serlo, ninguno, cada uno tiene sus razones, como yo tengo las mías para hacer esto.  Como digo, el número total de seguidores no importa, es más interesante la ‘calidad’ o lo que aporta cada uno de ellos, si al final no interactúan o aportan nada, ¿para qué sirven?

Consideraciones previas:

Inicio: 2:00 GTM +1 – 31/12/2011.
Following: 1993.
Followers: 5159.
Listas: 510.
Klout: 57.
– Siempre he seguido por Timeline, no por listas. Parte del experimento es la experiencia de ver cómo cambia mi Twitter.
– Fin: 2:00 GTM +1 – 31/12/2012.

Actualización: He encontrado una experiencia similar, la de @ErramunSebal. Como no tiene candadito en Twitter y lo ha comentado públicamente, no por DM, espero que no le importe que lo cuente. Jon seguía el año pasado a 792 y dejó de seguir a todos ellos, un año después sigue a 168 y comenta que no ha llegado ese número otra vez. Un caso de referencia para seguir investigando.