El ‘Evento Nomaders Bilbao’ ya ha empezado y ha dejado un buen sabor de boca, quizás demasiado, porque otra cosa no habremos hecho, pero comer, como bilbaínos, que para algo se viene aquí. Aunque no es estrictamente el evento en sí, el día comenzó con el Urbansare, en su segunda edición, el aniversario del Blog, Beers & Tweets de la capital vasca. Tras una interesante mesa redonda con emprendedores y moderada por Ana Santos (@eventosfera) pasamos la primera charla de Ícaro Moyano en representación de BuyVip. Tras el refrigerio vino ‘Rodaballo’ a hablar de su restaurante y la estrategia de este en redes sociales y cerró el evento Alfonso Alcántara (@Yoriento) que habló de cómo buscar y encontrar trabajo en Internet.

Con eso dio comienzo el ‘Evento Nomaders’, a las cuatro de la tarde en ‘El Arandia de Julen’, pudimos disfrutar de una comida típica: alubiada con sacramentos, guisado de ternera con brécol o betizu (eso dijeron) y de postre, crema semicuajada casera. Todo ese festín lo podéis contemplar en la barra lateral, en el ‘widget’ de Foodspotting. Pero no acabó ahí, esto era el calentamiento.

20110507-021257.jpg

Entre las siete y las ocho quedamos en el Kafs Antzoki, un clásico de Bilbao, en el que se nos explicó la historia y la importancia que tiene el local en la ciudad, desde la radio, que emite desde hace diez años programación en euskera, hasta el euskaltegi, la academia de euskera que tantos vizcaínos (y de fuera de la provincia) ha formado. Tras una breve visita a la pequeña radio, y poder disfrutar de las maravillosas y privilegiadas vistas que tienen de la villa, nos dirigimos a un aula donde asistimos a una entretenida clase de euskera. Muy divertida por la cantidad de gente que desconoce el idioma y han tenido cierta dificultad para los ejercicios que hemos hecho.

Después de la clase hemos bajado al local que se utiliza para conciertos y se ha practicado lo aprendido. Una breve paradita, con comida y bebida incluía, para trasladarnos al Casco Viejo y tener una pequeña ruta de pintxos. El Charly, el Erreka y el Kasko, tres escalas que han acabado de saciar a todos, que otra cosa no, pero comer en Bilbao es sagrado.

Y con eso ha terminado la primera, pero intensa jornada. Mañana nos espera más, empezando en el museo de reproducciones y acabando con el paso por Zorrozaurre. Un programa cargado, sí, pero todos los asistentes tenemos muchas ganas, tanto los visitantes como los locales. Si os interesa, por curiosidad, saber por dónde andamos, voy a probar en la barra lateral un mapa de Foursquare, para que sepáis dónde estamos. Un saludo.

P.D: El post ha sido escrito en el iPhone, por lo que tendrá sus fallos…