Me he dado cuenta que mucha gente a la que sigo en Twitter va a venir, está o ha estado en Euskadi este verano. En vista de eso, he decidido sacar a relucir mis cinco visitas obligadas en la provincia de Bizkaia. A ver qué os parecen.

Getxo

Iker Merodio (CC)

El pueblo tira mucho, eso hay que reconocerlo, también es de los lugares donde más tiempo paso, pero no por ello hay que menospreciarlo. Getxo es uno de los municipios más poblados de Euskadi, suele rondas, aunque las cifras bailen, sobre los 80.000 habitantes. Mezcla las comodidades de la ciudad, con el encanto de los pueblos, al menos en sus barrios. Tiene unos cuantos, bastante diferenciados: Las Arenas, Romo, Neguri, Algorta, Aiboa y Santa María de Getxo.

Aunque sea partidista, todo es digno de ser visitado. Desde los impresionantes acantilados de La Galea, hasta los palacetes de Neguri. Cuenta entre sus monumentos con el único Patrimonio de la Humanidad que hay en Euskadi, el Puente Colgante o Puente Bizkaia. El más antiguo aún en pie, se puede visitar por arriba o por abajo. Mención especial también a la parte baja de Portugalete, muy señorial. De hecho, ahí veraneaba la realeza de todo Europa en el siglo XIX.

Especial atención a: Puerto Viejo de Algorta

(CC) bacigalupe

Otra de las visitas obligadas es al Puerto Viejo de Algorta.  Se trata de uno de los pocos lugares de esta parte de la costa que mantiene las casas de los pescadores. Se come (y se bebe) muy bien y si el día acompaña, las vistas son muy buenas. Hay buen ambiente, por lo que no se puede pedir mucho más.

Abandoibarra

(CC) Loretahur

 

Abandoibarra es el paseo junto a la ría de Bilbao. Uno de los recorridos más bonitos de la villa bilbaína. Se inicia en el Guggenheim y acaba junto al Euskalduna, donde comienza la península de Zorrozaurre, el antiguo barrio obrero. A pesar de ser un paseo corto, puedes seguir caminando hasta el puente de San Antón en una caminata maravillosa. Recorrerse todo el camino merece la pena, porque está remodelado para ello. Discurrir junto a la ría, pararse a tomar algo en los bares cercanos al paseo, admirar la arquitectura vanguardista, como el Puente Zubizuri de Calatrava o las Torres de Isozaki.

Especial atención a: Guggenheim Bilbao

(CC) jarfil

¿Qué decir del edificio de Frank Gehry? Él solo atrae a un millón de personas al año. Es el revulsivo que necesitaba Bilbao para sacudirse el polvo industrial y convertirse en una ciudad de servicios y un lugar referencial en cuanto a turismo se refiere. El edificio en sí es una maravilla y merece pagar la entrada por ver el atrio desde dentro. Dependiendo de la colección es interesante una visita a las exposiciones. Eso sí, la permanente de Richard Serra no me gusta nada.

Casco Viejo

(CC) dbaron

Como toda parte antigua tiene su encanto. Sus tiendas, su zona de poteo y pintxos, sus iglesias, sus calles, sus museos. Todo eso tiene el Casco Viejo de Bilbao. La calle Somera es la mejor para potear, hay un par cada pocos metros a ambos lados de la calle. Las tiendas tradicionales han dejado paso a marcas más conocidas y globales como Zara o Kukuxumusu, pero no por ello dejan de existir las de toda la vida. Se dice que el Casco Viejo es el mayor centro comercial al aire libre de una buena parte de España.

De los rincones ‘con encanto’ para ver en esta zona están los dos museos: uno de historia y otro arqueológico, muy interesantes ambos. También la mencionada calle Somera, la plaza de Unamuno, la biblioteca de Bidebarrieta, o el teatro Arriaga, justo a la entrada del Casco Viejo.

Especial atención a: Plaza Nueva

(CC) lau_chan

La Plaza Nueva tiene un encanto especial. Con una arquitectura típica de todo este tipo de plazas, que hay por España, aquí se concentran alguno de los mejores pintxos de la ciudad. Merece la pena parar a comer, tranquilamente, lo que nos ofrece esta bella plaza. Como curiosidades decir que bajo el reloj se encuentra la sede de la Academia de la lengua vasca o Euskaltzaindia y que como todas las plazas y parques de Bilbao hay WiFi gratis.

Alhóndiga Bilbao

(CC) Mikel Agirregabiria

Aquí, el arquitecto Philippe Starck se lució. Se trata del antiguo almacen de vinos de Bilbao, en pleno centro de la villa y ahora reconvertido en centro de actividades. El complejo cuenta con un polideportivo (en la parte superior hay piscinas), una mediateka, salas de exposiciones, auditorio, salas de conferencias y hasta cines. Se trata de un proyecto gigantesco, que ha tardado una década en llevarse adelante y una vez terminado, asombra. La Alhóndiga merece un día entero de visita, para poder admirarla en su justa medida. Tiene 43 columnas distintas, que sustentan tres ‘bloques’ o espacios diferentes y cada columna está inspirada en un estilo diferente. Lo que más llama la atención es que se ha mantenido la fachada original, de principios del siglo XX, pero el interior es tremendamente moderno. Lo dicho, Starck se lució.

Especial atención a: Triángulos del Eme

(CC) Lau_chan

El Eme es un restaurante típico y famoso en Bilbao, pero sus platos, de menú, no es lo que les da la fama. La celebridad les viene de su sandwich, llamado ‘triángulo’. No lleva mucho, pero está hecho de tal manera que engancha. El pan lo hacen ahí y se nota, tostado por los bordes, pero blando por dentro. Y la salsa, esa salsa magnífica y secreta que hace que te chupes los dedos. la gente pide para llevar por docenas. Su precio: 2,5€, en el ‘Eme’. Calle General Concha, 5.

Busturialdea

(CC) esti-

Por fin salimos de Bilbao y nos dirigimos a lo largo de la costa dirección Gipuzkoa. La comarca de Busturialdea-Urdaibai es una de las partes más bellas de todo Bizkaia, además en el sentido natural. Los verdes bosques y montes vascos se juntan con el azul del mar y terminan en acantilados bellos y peligrosos. El encanto de los puertos pesqueros como Bermeo o Mundaka aún se palpa en esta zona, aún alejada de un turismo tan brutal como el que puede haber en Bilbao.

Esta es la parte de Bizkaia para disfrutar, sentarse tranquilamente y ver pasar las horas, los días o los meses. Tranquilidad, pescado fresco y playa. En pocos lugares se puede estar mejor que en la reserva de la biosfera de Urdaibai. Y si encima eres surfero, puedes disfrutar de la mejor ola izquierda de Europa en Mundaka.

Especial atención a: San Juan de Gaztelugatxe

(CC) ikerpe

La famosa ermita en lo alto del risco junto al mar. Una bella subida, una dura bajada. Pero lo pasas bien y tiene unas vistas maravillosas. Cuenta la leyenda que si tocas tres veces la campana cuando llegues arriba, encontraras pareja en menos de un año. Todavía no sé si será verdad.

Bonus track: Alvarito’s Bar

¿Qué os voy a contar del Alvarito’s? Si pasáis por Euskadi, no os vayáis sin probar sus hamburguesas.

Bonus track: San Mamés

(CC) joxin

¿Qué voy a decir del Santo? Mucho y todo bien. La Catedral, si te gusta el fútbol tienes que vivir un partido en sus entrañas, si no, visitarlo estaría bien, es un estadio cuasi centenario, de estos se ven pocos. Si llegas a Bilbao en autobús, lo tienes al lado de la estación, no tienes excusa.  Eso sí, ya ha sido derribado y se está construyendo otro nuevo. Ya no será lo mismo.