Los 80 vuelven a estar de moda. Alguna parte de ese vestuario ha vuelto (he visto hombreras por ahí, lo juro), el sabor clásico de aventuras de sus películas y series, el ocio electrónico se ha metido en los derroteros de los 8 y 16 bits… La segunda década del siglo XXI nos ha llevado de vuelta a los años 80, una época muy querida por los miembros de la generación presente. Digo presente porque ya no son el futuro, en su mayoría. Que no digo que sean viejunos, solo que su momento llega ahora. Mirad a Podemos, todo lleno de ochenteros con ganas de cambiar las cosas. En fin, que han vuelto, copón.

Cada vez que quiero escribir alguna reseña de algo, fundamentalmente libros, trato de recordar las enseñanzas de la Universidad. Tuve dos asignaturas dedicadas a este tipo de cosas: Periodismo Cultural y Géneros de Opinión. Ambas se basaban en la idea de hacer una crítica desde un punto de vista periodístico, aunque llenita de valoraciones subjetivas y personales. Si bien recuerdo sobre qué hice las críticas (‘Nocturna’ de Guillermo del Toro y Chuck Hogan y ‘La red social’ de David Fincher), no se me ha quedado casi nada de la teoría. Lo cual es muy grave si tenemos en cuenta que es lo que debería haber grabado a fuego. Trataré de apañar una reseña en base a lo que he sacado del trabajo realizado. Teoría inversa.

‘Toda la verdad sobre las mentiras’ no es la primera novela de José Antonio Palomares (Madrid, 1974), antes tuvo otra ‘Me llaman Fuco Lois’ (EDAF, 2006) y su obra literaria está plagada de premios, cosecha hasta una treintena. Se gana la vida como director creativo de McCann y pasa su tiempo libre entre su familia, el Twitter y su blog ‘El sabor del cerdo agridulce‘. Una trayectoría que le ha llevado a hacer una revisión de su infancia y la de muchos niños y niñas de su generación en un libro que se podría catalogar como ‘costumbrismo moderno’. Una de esas novelas en las que tampoco sucede demasiado, pero todo está bien contado y mantiene el interés durante todo el relato.

Seguramente esta obra no se convierta en un clásico universal de obligada lectura con los años, ni provoque que su autor nade en la abundancia y tenga una caja de caudales repleta de monedas de oro como el Tío Gilito, pero es una pequeña maravilla muy bien escrita y llevada. ‘Toda la verdad sobre las mentiras’ esconde en sus páginas un trozo de nosotros mismos. Consigue que te identifiques con muchas de las situaciones que se narran porque en una pequeña mayoría las has vivido de una u otra manera como propias. No dejan de ser las andanzas de una familia vistas desde el punto de su hijo mayor que, poco a poco, va creciendo.

El tercio final del libro (o cuarto, si nos ponemos exquisitos) va in cresendo y genera una atmósfera de tensión. Al punto de dejar mal cuerpo y cierto mal sabor de boca al completar la novela. No tanto por los hechos que narra como por la reflexión que hace cada uno a título personal de ese final. Tras acabar el libro, escribí un tuit a su autor en el que lo felicitaba. En él también digo que es un genio porque solo ellos consiguen que algo difícil parezca sencillo. Durante la lectura de la novela, me vinieron flashes sobre lo ‘fácil’ que sería escribir un libro tal y como lo ha hecho @ChiquiPalomares. Pero sé que no es así. El estilo de pluma que tiene, tan cercano a cómo sería la mente del protagonista de unos 12 o 13 años, no es sencillo de conseguir, aunque Palomares lo borda.

Un viaje a la infancia. A cierta infancia. A unos les será más reconocible que a otros, pero no deja de haber elementos comunes que no distan tanto de esas generaciones criadas a finales del pasado siglo. Como digo, costumbrismo moderno. Para que las generaciones venideras sepan cómo era crecer en una época en la que no había teléfonos móviles, las casas tenían, en su mayoría, televisiones en blanco y negro, se jugaba a la peonza o las canicas y la adolescencia tardaba más en llegar. Una pequeña y bonita cápsula del tiempo para todos aquellos que quieran retrotraerse hacia su yo más inocente. Un viaje al pasado desde los ojos de un niño. Una vuelta a los 80. Un retorno para tratar de esclarecer ‘Toda la verdad sobre las mentiras’ que nos contaron cuando éramos infantes.

Toda la verdad sobre las mentiras. José Antonio Palomares. Plaza&Janés. Madrid. Enero 2015. 368 páginas. 17’90€ formato físico y 9’99€ en digital.