Imagen de fromisiblog.articulo19.com

Título: La isla de los cazadores de pájaros
Autor: Peter May
Editorial: Grijalbo
Año: 2011
ISBN: 978-84-253-4549-4

He tenido la suerte de conocer este libro porque desde Bloguzz me lo enviaron y se lo tengo que agradecer. No sé si podré colgar este post en la página para que contabilice, pero da igual, porque el libro me ha gustado bastante y tengo que agradecer el poder haberlo leído. La sinopsis es bastante simple, ha habido un asesinato en la isla de Lewis, Escocia, y la investigación le ha llevado de vuelta a su tierra natal a Fin Macleod, novela negra. Pero no es solo eso, son tres libros en uno, distintos, pero iguales, diferenciados, pero uno solo. Mezcla una novela policiaca, una guía de viajes y una autobiografía.

La novela negra se ve claramente, es el hilo conductor de toda el libro, la columna vertebral, un caso policiaco al más puro estilo CSI, interesante, no cabe duda. La guía de viajes es sobre la isla de Lewis, en la Hébridas escocesas, contiene una importante cantidad de descripciones y detalles sobre la geografía y las costumbres de la isla. De hecho tras leerlo me han entrado unas ganas inmensas de recorrer la isla con el libro en la mano para ver si es verdad todo lo que dice. Y por último una autobiografía, porque al volver al lugar donde nació y pasó la infancia, Fin empieza a recordar su vida y lo narra en primera persona, saltos temporales entre el presente y el pasado, que consigue crear una vinculación con los personajes y a conocer un poco más de su vida.

Y una cosa que me ha llamado la atención es una tradición que se relata y da nombre al libro. Existe un peñasco a unas cincuenta millas de la Isla de Lewis llamada Sula Sgeir, aunque en el libro tenga otro nombre, se trata de una Reserva Natural por la cantidad de alcatraces que viven allí. El libro cuenta como cada año un grupo de hombres se dirigía a la isla con la intención de cazar y matar a dos mil ejemplares jóvenes por su carne. Dicen que la carne de guga, nombre gaélico para este ave, tiene la textura del pato, pero el sabor de un pescado, se trata de un manjar por la poca cantidad que el gobierno escocés les permite cazar anualmente, aún así me han dado muchas ganas de poder comer una guga bien hecha.

El libro está muy bien, es muy entretenido y engancha, aunque puede llegar a costar al principio, luego no quieres dejarlo. Está muy bien planteado con los saltos temporales y todo está bien explicado. Un libro emotivo e interesante, si no tienes nada que leer es una recomendación segura, sus casi cuatrocientas páginas merecen el esfuerzo. Peter May ha logrado una novela muy entretenida.

Un saludo.