Parece que no, pero ya ha pasado un año desde que decidí hacer esa limpieza indiscriminada de seguidos que quise llamar #ExperimentoTwitter. Por si no os acordáis, os dejo en qué consistió este experimento. Hago un repaso de los datos de hace un año.

Seguidos: 1993 cuentas.
Seguidores: 5159 cuentas.
510 listas.
Klout: 57.

Así dejé 2011 y entré en el año que acaba hoy. Los resultados tras 366 días son los siguientes:

Seguidos: 486 cuentas.
Seguidores: 5320 cuentas.
520 listas.
Klout: 60.

Esos son los datos en bruto, al final del experimento tengo un saldo de seguidores positivo y un TimeLine infinitamente más limpio y claro. Creo que el experimento ha sido un éxito porque he conseguido quitar un montón de ruido y tener un Twitter más interesante respecto a lo que me interesa. De hecho, mi límite de seguidos lo he establecido en 500 cuentas, que es el número con el que me siento cómodo.

Respecto a la realización del experimento en si, no mantuve la constancia de guardar datos en cuestión de followers.  Gracias a BirdBrain, una aplicación para Iphone, puedo medir algo de eso. El momento más bajo fue hace unos seis meses cuando la cifra descendió a 4897 seguidores. Personalmente pensaba que iba caer por debajo de los 4.000, pero no fue así. Eso quiere decir que a la gran mayoría de mis seguidores no les importa que no les siga o bien son cuentas inactivas.

Como dato curioso, BirdBrain me informa que he publicado 47 736 tuits en este año. He dejado de seguir a 2201 cuentas y he empezado a seguir a 694. En este año, también han dejado de seguirme 1759 cuentas y han empezado a seguirme 1 952.

Estos son los datos que he sacado del experimento que inicié hace un año. ¿Qué os parecen? ¿Queréis más información al respecto?