El que escribe estas líneas que conforman un post y a cuya acumulación podemos llamar “blog”, estudia Periodismo en la Universidad del País Vasco. Hasta ahí no debería de haber ninguna novedad. Recuerdo que este montón de letras lo comencé el día de Reyes de 2008, tras varios intentos fallidos y poco recordado de tirar hacia delante en la blogosfera, podría decirse que es el único que cuajó. La idea vino porque mi amiga Aída decidió abrir uno (http://aidi88.blogspot.com) y me apunté al carro. La carrera la comencé en 2007 y en ese primer año abrí el blog (las fechas cuadran, lo he mirado :D). Resultó que en segundo, a finales de 2008 tuve una asignatura llamada “Modelos de Medios de Comunicación” impartida por Koldo Meso. En esta asignatura se nos obligó a tener un blog y nutrirlo de entradas, un mínimo de 3 semanales, creo que ese ha sido uno de los pocos actos de cordura que he visto en la Universidad, y aprovecho para felicitar a Koldo por ello. Ahora mi relación con él se fundamenta en la organización del II Congreso de Ciberperiodismo y Web 2.0 el 11, 12 y 13 de noviembre, a ver qué tal sale.

Un blog da mucho, también lo quita, pero creo que en la batalla “pros-contras” los pros barren totalmente a su oponente. Una bitácora es una herramienta muy útil para “aprender” y más que nada practicar la redacción, una serie de posts sobre diversas temáticas que algunos pueden leer y opinar. Tal como dice Luis Alfonso Gámez, coordinador de blogs de ‘El Correo’ y autor de Magonia, en el máster que imparte el periódico, es necesario el uso de un blog desde el primer momento. Bien explotada, un blog se puede convertir en una fuente de conocimientos bestial, algo que ni los alumnos, ni los profesores, se dan cuenta. Rememorando las clases de Koldo, pienso en la multitud de weblogs que se abrieron en Blogger, alrededor de 30 ó 40, una perturbación en el delicado equilibrio de la “Fuerza digital“. A día de hoy, sólo queda uno, cambiado de aspecto y nombre, trasladado de plataforma y convertido en lo que estáis leyendo, Blog de Bori. Aunque tengo que decir que era anterior a la asignatura, me alegra haber podido mantenerlo y seguir sufriendo y gozando con él de manera diaria.

Por suerte, todavía existe un rayo de esperanza y se empieza a oir un leve run-run en el aula, unos pequeños blogs están surgiendo y la cosa está cogiendo importancia. Mi compañera y amiga Nagore Marcos, abrió una bitácora sobre surf, un tema que le apasiona y domina, y la verdad es que le marcha francamente bien. Algo he oído sobre otros blogs de los cuales no tengo constancia, ni URL, pero poco a poco, los alumnos de Periodismo se están dando cuenta de la importancia tanto personal, como profesional que tiene un blog. Así que nada, sólo quería expresar la importancia que le doy a tener un blog en una carrera de letras y especialmente de comunicación. Si no te gusta escribir en tu tiempo libre, aunque sea un poco, ¿para qué estudias esa carrera? En ella hay dos tipos de estudiantes, los vocacionales y los de rebote o resignación, personalmente me incluyo en el primero, y es que un blog es un poco eso, como me comentó @jonlaiseka, hay días muy malos y pocos buenos, pero los buenos, en los que te sientes el Rey del Mundo, merecen tanto la pena, que dan igual los malos.

Yo por lo pronto seguiré actualizando cuando pueda o quiera y mientras me den dinero, mantendré este blog con dinero público (como hasta ahora). Así que cuando digo que el blog es de todos, lo es, que me lo pagáis con los impuestos vascos :D. Un saludo.