Fotografía sacada de Marca.com

Fotografía sacada de Marca.com

Nadie se esperaba lo que ha ocurrido esta noche en Sudáfrica. Tras 34 partidos invicto y 13 victorias consecutivas la selección española de fútbol las tenía todas consigo para alzarse con la victoria en el choque contra Estados Unidos. Pero los favoritos no han pasado a la siguiente ronda, España ha caído por 0-2 ante la sorpresa y revelación de este torneo, la selección de EE.UU., que con el yes, we can han conseguido superar a uno de los grandes aspirantes a levantar el torneo el próximo día 28 en Johanesburgo.

Escribo esto con la camiseta de la selección española puesta. La verdad es que me interesaba más de la cuenta el partido, puesto que Estados Unidos era el segundo equipo que quería que ganara después, claro está, del combinado nacional. Al margen de lo que ha sido el partido y lo que ha deparado, yo me quiero quedar con un par de cosillas. La primera es el buen juego de los norteamericanos, que aparte de tener una defensa rocosa tiene un gran fondo físico para salir al contrataque. Me parece curioso la obsesión que tienen los árbitros con expulsar jugadores estadounidenses, puede que me coman, pero la entrada de Bradley no me parecía de roja directa (que se pierde la final), yo creo que no era tan fuerte como han dado a entender.

Y lo último, que es lo que más me mosquea son los comentarios de J.J. Santos. Él era un tío que me caía bien cuando escuchaba Al Primer Toque en Onda Cero y trabajaba en Antena 3, con el cambio a TeleCinco, dejó el programa radiofónico y por tanto dejé de escucharlo, lo que llevó a un deterioro de su imagen. Ahora con la Copa Confederaciones vuelvo a la casilla de salida, me cae mal, me caía mal antes de escuchar Al Primer Toque. Volviendo al partido de hoy, todos los que ha comentado en este torneo me han parecido malos, no sé por qué. No es que me moleste el partidismo exagerado, Antonio Lobato me ha hecho acostumbrarme a él, me molesta que repita tantas veces lo mismo cuando no son elementos que realmente importen. Por ejemplo hoy, ¿qué más me da que haya dos balones en el terreno de juego, si ves a 10 personas detrás de uno, la cámara enfocando ese balón y el árbitro dejando seguir el juego? ¿De verdad es tan importante decir que el árbitro pare el juego en medio de una jugada de ataque y posible peligro de la selección? Y bueno, tiene dos comentaristas de “lujo” como Guillermo Amor y Luis Aragonés, que más bien pintan poco, parece que sólo se les permite hablar cuando J.J. quiere y no cuando puedan decir algo interesante. A parte del hecho de que Luis Aragonés no es precisamente un colaborador ideal para materiales audiovisuales, es un poco apagado, como Montilla.

En fin que esto es todo lo que me ha parecido el partido, quizás mañana se me ocurra algo más. Así que un saludo.