Imagen de http://mundodrosa.blogspot.com

Si Facebook fuera un país sería el tercero más grande del mundo, tan solo por detrás de India y China, por lo que no es tan descabellado rodar una película explicando su creación, al menos viendo cuánto nos han enseñado la fundación de los Estados Unidos en multitud de películas. Y cada historia necesita un héroe, en el caso de ‘La Red Social’ la línea entre héroe y villano es muy borrosa. El personaje de Jesse Eissenberg es muy difícil de catalogar siguiendo los estándares cinematográficos del bien y el mal. Mark Zurckerber, creador de Facebook aparece mal retratado, como una persona sin escrúpulos, capaz de cualquier cosa por triunfar.

El reparto se llena de gente joven, en muchos casos desconocidos como el propio Eissenberg conocido por la sorprendente ‘Bienvenidos a Zombieland’ donde realiza un papel parecido al de Zuckerberg, con la salvedad que en esa producción no dan ganas de estampados la caa contra el teclado a ver si con eso gana movilidad. Del resto del elenco destaca Justin Timberlake, el cantante se mete en la piel de Sean Parker, creador de Napster y precursor del actual eMule, realizando una gran labor, tras varios intentos fallidos de lanzar su carrera actoral, parece ser que esta es la buena.

La película empieza con una interesante y surrealista conversación del protagonista con su novia, ahí queda patente el sello de Aaron Sorkin, el guionista, y recuerda mucho a las conversaciones que mantenían Josh Lyman y Donnatela Moss en los pasillos de El Ala Oeste de la Casa Blanca, diálogos rápidos y encadenados que acaban cortados bruscamente. Pero el guión de Sorkin no es lo único remarcable del largometraje, el montaje y ritmo que impone David Ficher ayuda a mantener la atención durante toda la historia, en parte gracias a los saltos temporales, que son algo habitual durante todo el filme.

Al final es una buena película, entretenida y viendo como ha transcurrido el año creo que ‘La Red Social’ va a tener que hacer frente al dúo Nolan-Di Caprio y su ‘Origen’ en la próxima gala de los Óscars.