La imagen que encabeza este post (y pertenece a @antoral, pescada en Twitter) ha sido un sacrilegio para muchos de nosotros. Si bien es cierto que cada vez hay más gente agnóstica o atea, también es verdad que se sacralizan ciertos elementos de la cultura pop. Star Wars es uno de ellos. Que aparezca un casco de stormtrooper pintarrajeado por algún imbécil sin consideración, ni respeto es algo cercano a la quema de iglesias para los creyentes. Cada uno tiene sus creencias y los hay que preferimos centrar nuestros respetos por la saga de George Lucas o las aventuras de Marty McFly. Como a alguien se le ocurra pintar en un DeLorean, la Inquisición se va a quedar en una reunión de colegas.

Como se podía suponer, esta imagen dio la vuelta a Twitter y puso la voz en el cielo con la actitud del imbécil en cuestión y la falta de educación y valores cívicos que empapan la sociedad en la que vivimos. Twitter es un nido importante de esa gente que reverencia la saga galáctica (me incluyo, ojo). Todo esto lo achaco, básicamente, al egoísmo. El otro día lo decía, basta que pasen 30 000 personas por delante del casco situado frente a la Puerta de Alcalá y uno lo firme para que se monte gorda por la inexistencia de educación. Me pasa lo mismo con la mierda de perro que puebla nuestras calles como si fuesen minas, algunas antitanque. No todos los dueños de perros somos unos cerdos que vamos dejando ahi los excrementos, pero basta que haya uno que no lo haga para hacer quedar mal al resto.

Sí, creo que hay una falta generalizada de valores empáticos y cívicos en la sociedad española. No hay más que ver cómo conducimos. Ahí dentro nos transformamos, porque hay cosas que critico ahora mismo que cuando voy en coche suelo cometer, muy a mi pesar. Los dos casos que más me vienen a la cabeza siempre son los pasos de peatones y los intermitentes. ¡Los putos intermitentes! Muchos no se molestan en indicar la dirección que van a tomar y quieren que lo adivine por telepatía. ¿Tanto cuesta avisar de tus intenciones mientras circulas con una máquina mortal a más de 100 kilómetros por hora? Parece ser que sí. El otro tema, el de los pasos de cebra me enerva mucho como peatón. Ya me ha pasado varias veces (demasiadas) de estar en un paso de peatones (casi siempre el mismo), en una recta con bastante visibilidad y tiempo para frenar y pasar de mi totalmente. Dan ganas de tomarle la matrícula y meterle una denuncia, para que le quiten un par de puntos.

El otro día, al terminar el BIME, volvía en el metro y un grupo de chicas se puso a discutir con un tipo. El motivo era que él se había sentado después que ellas en uno de los asientos de cuatro e iba con las piernas muy abiertas, lo que provocaba que una de las chicas tuviera que encogerse un poco. Ahí comenzó todo y duró el trayecto completo que hice, los dejé ahí discutiendo.Básicamente, todo se reducía a que al tipo no le salía de sus santas pelotas cerrar un poco más las piernas para que todos fuesen cómodos. ¡Por sus santos cojones! Olé. Civismo y educación.

¿De qué nos asombramos con los cascos de Star Wars si asistimos cada día a actos como esos? Y muchos más que al final ni nos damos cuenta. Somos un país poco incívico y solidario. Sí, España dará mucho dinero a ONGs y ayuda internacional, se volcará con los desastres naturales, pero en distancias cortas, damos un poquito de lástima. Y ojo, la falta de educación y respeto no es algo propio de los jóvenes. Los ancianos también tienen su dosis y mejor no hablo de ellos porque me cabreo y no termino el post. Nadie es perfecto, pero joder, parece que solo nos topamos con lo malo.