El pasado domingo estábamos llamados a las urnas y tras el cierre de los colegios electorales pasamos a ver los resultados. La realidad nos deparó una nueva victoria, aún mayor que la vez anterior, de Mariano Rajoy y el PP. Unidos Podemos se desinfló y el PSOE de Pedro Sánchez aguantó el envite y evitó el sorpasso. El gran perdedor de la noche fue Albert Rivera y sus Ciudadanos que vieron mermado su poder en escaños.

Con estos resultados en la mano, quiero realizar otro ejercicio de política-ficción de esos que tanto me gustan. Ya lo hice en las dos últimas elecciones autonómicas de Andalucía y, esta vez, he decidido lanzarme al ruedo con un reto mayor, las generales. Por si no sabéis de lo que hablo, lo explico brevemente. En esta fantasía partimos de la base que toda la abstención que ha habido en estas elecciones fuese a parar a un partido: el Partido de la Abstención (PA). Así, se recogería algo más fielmente lo que representa en España el no ir a votar.

Hay gente que defiende la abstención como una opción más y que representa una forma legítima de protesta frente a la clase política. Así que se quedan en casa sin votar(o se van al bar o a la playa). Aunque hay que coger con cierto cuidado estos datos. Algo advertía Ricardo Galli (@gallir) en su Twitter al respecto de españoles con derecho a voto que no ejercen porque la nacionalidad es otorgada por llevar a cabo la Ley de Memoria Histórica.

Así que sin más dilación, paso a mostrar el Congreso de los Diputados en el caso de que la abstención fuese a parar a un partido político.

Respecto a los datos de más arriba, los porcentajes de voto que aparecen bajo la gráfica no son los reales. Los he realizado con Piktochart y no he conseguido cambiarlos. Si os interesan, los porcentajes cambiarían tal que así.

26-J A

PA 30,16%
PP 22,85%
PSOE 15,68%
UP 14,60%
C’s 9,03%
ERC 1,82%
CDC 1,39%
PNV 0,83%
EH Bildu 0,53%

26-J real

PP 33,03%
PSOE 22,66%
UP 21,10%
C’s 13,04%
ERC 2,63%
CDC 2,01%
PNV 1,20%
EH Bildu 0,77%
CC 0,33%

 

Así podemos ver que la victoria sería para el Partido de la Abstención que conseguiría 127 escaños, muy lejos de la mayoría absoluta que se sitúa en 176. La suma del PP con el PA o del PSOE con los abstencionistas daría mayoría suficiente como para formar gobierno. Por otra parte, si se intentara evitar que el PA formase gobierno, la suma PP+PSOE+C’s se quedaría algo lejos de la mayoría necesaria para una investidura. Por otra parte, si Pablo Iglesias desease un asalto al cielo del Congreso, necesitaría la ayuda del PA+ERC+PNV (o Bildu) para conseguir ser presidente. Todo si el líder de la abstención se lo permite, claro.

Como bien comentaba Antonio Cartier (@elcarty) ayer en Twitter, si el PA se abstiene en la formación gobierno, la mayoría absoluta bajaría hasta los 112 escaños. Así que con esa nueva situación, los juegos de pactos volverían a ser interesantes. Por ejemplo PP+C’s  se quedarían en 111, a uno de la mayoría absoluta. Con la ayuda de algún nacionalista podría revalidar el gobierno de Rajoy. Serían los únicos cercanos a la mayoría absoluta. La suma de PSOE+UP no llegarían ni a los 100 escaños.

Respecto al mapa de España, es bastante curioso. El PP se impone en 22 de las 52 circunscripciones en las que se divide el país (provincias más ciudades autónomas), casi la mitad del país. Resulta muy curioso comprobar que hay provincias en las que más gente ha votado al PP que la que se ha quedado en casa sin votar. Ningún otro partido acapara tanto el voto, aunque no le sirve para ganar en esta simulación.

Una España azul y gris para el nuevo tiempo que viene. En el mapa podéis comprobar de manera más o menos interactiva los escaños de cada partido en esa circunscripción. El recuento final de escaños está basado en la ley D’hondt, que es la que se emplea en España para el reparto. Como comprenderéis, las provincias en las que el PA y el PP tienen los mismos escaños, el número de votos es lo que decanta el color de la misma.

Si queréis acceder al archivo con los datos en bruto para jugar con ellos, podéis hacerlo desde este enlace.

PD: Si me veo con fuerzas, intentaré hacer el mapa electoral de la abstención del 20-D y compararlo con este nuevo panorama.