Hoy cumplo un lustro en Twitter. Cinco años, lo que equivale a 1826 días (2011 fue bisiesto), unas 43800 horas, unos 2 628 000 minutos y 157 680 000 segundos de actividad en la red social del pájaro azul. En todo este tiempo he publicado cerca de 171 800 tuits. Unos 94 al día de media. Bastantes, la verdad. Siempre he dicho que lo paso bien aquí y estoy para conversar con la gente de muy distintas maneras.

logo-tuitcumple

Twitter me ha aportado mucho a nivel personal. No solo por la cantidad de gente que he conocido, también por los amigos que he hecho y con los que intento mantener una buena relación a pesar de la distancia. Con el tiempo y la conversación se van forjando lazos que se mantienen y se refuerzan en otras redes. Pocas cosas hay más interesantes que poder quedar a tomar unas cañas, cafés, coca-colas, mostos o aguas con los usuarios que conversan contigo cada día. Poner voz y cara a algunos de esas personas y compartir experiencias y cotilleos de todo tipo. [Tweet “Twitter no existe solo a través de la pantalla, también pertenece al mundo real.”]

Agradezco a todos aquellos que han pasado por este pequeño púlpito y se han acercado a conversar. A los que están, a los que se fueron, a los que van y vienen, a los que vendrán, a los que nunca se han ido… A todos ellos les doy las gracias porque han hecho que esté prácticamente todos los días a pie de tuit para compartir lo que nos va sucediendo en la vida. Puedo hacer una lista bastante amplia. Puedo nombrar a trolls, blogueras de moda, blogueros de viajes, gastrotuiteros, instragrammers de la vida, tuitstars, periodistas, compañeros, amigos, familiares, diseñadores, gentes del Social Media… Hay un montón de gente, todos ellos con sus particulares modos de ver la vida. Todos saben quienes son, no hace falta nombrarles.

Gracias a Twitter he conocido un poco más de España. He descubierto Andalucía, he visitado Madrid, he navegado, he conducido, he comido, he bebido, en definitiva, he hecho un montón de cosas. Me lo sigo pasando bien, sigo disfrutando como el primer día y quiero que así siga. Me río con la gente, lo paso bien y, alguna vez, mal. Forma parte de mi vida y por el momento quiero que siga siendo así. Twitter es Twitter y mola mucho. Llevo cinco años y he visto cómo ha ido cambiando. Desde esos primeros momentos de muchos que ahora rozan el estrellato, esos diseños y cambios, aquellos Trending Topics, esa sensación de patio o bar. Cuando Twitter era pequeño. Cuando descubres que Twitter sigue siendo pequeño aunque parezca que es muy grande. Cuando ves que Twitter es como Bilbao, pero en txiki.

Mantengo mis locuras, mis ideas y mis ganas de pasarlo bien. Me metí en un experimento raro y lo mantengo. Los unfollows no son personales. Van y vienen. Como las cuentas. Aunque no te siga, puedo seguir interactuando. Sigo a pocos, pero me interesa saber de ellos, qué hacen, a qué se dedican, por qué tuitean… Me he metido en berenjenales con los sospechosos habituales para hacer distintas cosas. Algunas salen bien, otras salen mal. Sea como fuere, lo disfruto, lo vivo y quiero que siga así. Cinco años en Twitter. Camarero, otra ronda, por favor.

P.D: Don @pixelillo y yo cumplimos los mismos años en Twitter con poca diferencia. El alavés se ha cascado un homenaje chachi en su blog al respecto. Echadle un ojo.

P.D 2: Todos mis tuits son públicos. Subí mi archivo al blog. A ver si lo encontráis (no es difícil).