Hace casi dos meses que dejé atrás las clases, el 13 de mayo de 2011, lo recordaré porque estuve en el ‘Hoy por hoy Bilbao’ de la Cadena SER y comí del chino en la Uni, luego hubo merendola en clase y nos sacamos una foto de grupo. Hace casi dos meses que acabé las clases universitarias. Pero en el tiempo que ha transcurrido no he parado, más que nada porque el pasado viernes, 1 de julio, tuve un examen, posiblemente el último de la carrera y, si no lo es, será otro de esa misma asignatura. El caso es que en la asignatura, ‘Historia contemporánea de los movimientos sociales‘, una parte del temario a estudiar es el movimiento obrero. Y ahí aparecen ciertas tipologías sobre los partidos políticos que, estudiándolas, me han llamado la atención, sobre todo, por el simil que se puede hacer de ellas con Twitter.

Se dividen en tres clases de partidos políticos: partidos de élites, partidos de masas y partidos de cuadros. Vamos con ellos.

  • Cuentas de élites: El número de seguidos es pequeña y se trata de una persona influyente. Hay pocas de estas, pero basan su influencia social en pequeños grupos de personas que utilizan para extender su poder. Vamos, los llamados gurús, personas de gran influencia en la red, que no siguen a poca gente, normalmente entre ellos y les siguen cantidades ingentes, de ahí su influencia. ¿Se os ocurren ejemplos?
  • Cuentas de masas: Se basan en el número. ¿No habéis visto esa gente que echa el anzuelo del follow a 2000 personas a ver cuántos pican? Yo estoy entre los que pican, porque de vez en cuando su biografía mola. Según los apuntes, usan los modelos de masas más importantes de la época: el ejército y la iglesia, extrapolándolo al día de hoy, se puede coger esa información en las listas de la gente o buscando la palabra ‘Social Media’ o ‘Community Manager’ en las biografías de la gente, porque al ser del tema (normalmente las cuentas de masas responden a ese perfil) agregan a mansalva. La idea es que al seguir a muchos, muchos te van a seguir (aunque no necesariamente) y tu mensaje puede ser visto por más personas, aunque también pueden pasar de él. A la hora de seguir a alguien se hace indiscriminadamente, entra cualquiera.
  • Cuentas de cuadros: Son una derivación de los de masas, la categoría que los distingue, fundamentalmente, es que las cuentas de cuadros hacen algún tipo de selección. En los antiguos partidos era conocer el ideario del partido, en el caso de Twitter quizás sea pertenecer al mismo campo. En este caso no importa tanto cuánta gente hay si no quiénes son los que están, algo interesante.

Visto este post cortito, ¿vosotros os identificáis con algún tipo de cuenta?