Llevo unas cuantas semanas jugando a diario varias partidas al Slay The Spire. Es un juego que me ha tenido enganchado un buen rato en este confinamiento y sigo jugando bastante. Se trata de una mezcla de géneros bastante interesante y bien equilibrada. Combina un estilo roguelike (cada partida es única, empiezas de cero y siempre igual), RPG (tu personaje progresa y puedes decidir cómo es esa progresión) y cartas (el sistema de combate se basa en cartas de ataque, habilidad y poder). Según vas escalando pisos y enfrentándote a enemigos vas mejorando tu baraja y,…