Querido señor Bárcenas: No nos conocemos, tenemos círculos distintos, aunque la teoría de los seis grados de separación seguramente nos lleve a descubrir alguna conexión (pienso en alguna en tres o dos grados). Como le digo, no nos conocemos pero usted, presuntamente, me ha robado. Bueno, igual no sea tan así, tal vez solo haya aceptado dinero de empresarios como contrapartida para que su partido adjudicase concesiones. Un robo secundario, al fin y al cabo. De todas formas, al vivir en Bizkaia, al parecer solo ha desviado fondos de la lucha contra ETA para reformar…