No es un secreto que cada vez me cuesta más tener actualizada esta bitácora. Es una mezcla de pereza y falta de ideas. También creo que no he conseguido adaptarme de manera óptima al teclado del ordenador que tengo desde hace más de un año. Un poco todo. Llevo un mes sin pasarme por aquí (no parecía tanto en mi cabeza) y desde mayo que no actualizaba el pobre Txoko que iba a morir de inanición. El caso es que sigo sin tener idea de qué escribir, así que me ha dado por pensar y…