Me gustan mucho los podcast. Siempre me han parecido el futuro de la radio. Aunque desde hace un tiempo son más el presente, la liberalización que supone poder grabar un programa en casa y subirlo a cualquier plataforma para que el mundo pueda disfrutar de ello. Así se puede aprovechar para contar historias o montar debates de diversa índole. Poco más hay que decir de las bondades de esta pequeña revolución sonora gracias a Internet. A mi me van por rachas (como todo) y ahora mismo me pilláis en una ascendente en la que escucho…