El próximo domingo estoy llamado a las urnas para elegir a nuestros respresentantes en el Congreso de los Diputados y en el Senado. Aunque pueda parecer lo contrario, no es el evento más destacable del fin de semana porque se estrena (y ya iba siendo hora) el séptimo episodio de la saga Star Wars y tengo unas ganas de verla que no puedo con ellas. Pero aquí estoy hablando de las elecciones que se presentan y las que llevan casi más tiempo acaparando titulares que la película de J.J Abrams.

Después de un poco publicitado debate a cuatro, un descafeinado debate a tres y a las puertas de un debate a dos esta noche, sigo sin saber qué votar. Y el problema es grave porque por lo que andan diciendo los candidatos que quieren asegurarse mi papeleta es un momento clave y la decisión repercutirá al futuro de todos. O algo así, que llega un momento en el que oigo, pero no escucho porque están en modo marketiniano, en la peor acepción del término, eso sí. No me convencen ninguno de los cuatro candidatos principales. De hecho, el candidato que más me gusta es Alberto Garzón, pero IU lleva tiempo sin comerse nada…

Antes de que digáis “si te convence IU, pues vótale”. No, hay más factores a tener en cuenta. El primero de ellos es el sistema de votos por circunscripciones provinciales. En muchos casos votar a una minoría no ayuda nada. De eso saben mucho los politólogos, hablad con ellos. Vivo en una comunidad con un grado mayor de autonomía que el resto, un sistema fiscal distinto y, a grandes rasgos, parece que la cosa no está tan jodida como en el resto del Estado. Y son cosas que quiero conservar. Sí, será egoísta, pero por ahora nos va bien así. Así que la duda se cuece entre dos bandos: los partidos nacionales o los nacionalistas.

Si esta dicotomía no fuese suficiente, entre ambas opciones también hay más puntos a tener en cuenta como si son de izquierdas o de derechas. Así pues, a Podemos, IU y, tal vez, el PSOE tenemos que añadir la opción de EH Bildu. A la derecha están Ciudadanos, PP y, tal vez, UPyD (¡y VOX!), a los que añadimos el PNV. Rechazadas las ideas de C’s, PP, UPyD y VOX que quieren tocar o cargarse el concierto económico, toca ver las propuestas del resto.

Sea como fuere, tengo hasta el domingo para decidir mi voto. Al parecer no va a haber posibilidad de ver un debate entre todas las fuerzas que se presentan en Euskadi con sus distintas propuestas sobre ciertos temas de importancia para la comunidad autónoma (y no, la anexión de Navarra no es prioritaria). Por lo pronto, lo único que tengo decidido es que el viernes 18 a las 22:00h. voy a ir a disfrutar como cuando tenía 8 años del Episodio VII de Star Wars. ¡Que la Fuerza nos acompañe!