La noche del domingo estuvo marcada, al menos en parte, por los rumores que implicaban al delantero riojano del Athletic Club, Fernando Llorente. Como expliqué en el post anterior, nadie sabía nada al respecto y todo eran incógnitas. Las teorías surgieron en las redes sociales y siguieron pululando por ahí durante horas. ¿Por qué es una oportunidad perdida? Porque los medios de comunicación, con una excepción, no estuvieron ahí para informar sobre ello.

En teoría el rumor surgió de Radio Popular, pero en Radio Popular no dijeron nada. Hablando de esta radio, necesita un remodelado total de la página web y una estrategia de contenidos, porque no tenía ni noticias. Los periódicos más importantes de Bizkaia, ‘El Correo’ y ‘Deia’ no hacían mención ninguna a lo que sucedía en Twitter y no cortaban la retahíla de invenciones que inundaba la mente de la afición rojiblanca.

No sé qué será más importante para el medio, pero creo que las visitas son algo con lo que juegan mucho. De hecho, es uno de los indicadores principales para medir el éxito de una web, las visitas que recibe. Ya lo comenta Barrera (@juanlarzabal) en las cinco cifras que reflejan el liderazgo de Ideal.es. Esto viene porque los grandes medios (y los pequeños) perdieron una oportunidad de lujo para conseguir atraer a la audiencia hacia sus páginas, conseguir visitas y, quién sabe, fidelizar usuarios.

El mayor problema que veo, al margen de las visitas, es la no realización de la función social que debe tener el periodismo. El periodismo no son solo noticias, también debe de ser responder a las dudas que tenga la sociedad y los ciudadanos. Y en el ámbito bizkaitarra (que hay bastantes medios) nadie supo llegar a ello. Supongo que a esa hora no hay gente pendiente del revuelo que se pueda formar en la Red y los que queden estarán a cosas más importantes. Aún así estamos hablando de lo que muchos medios enarbolan como  importante en su política, el Athletic y atañe a una parte importante de sus lectores. En este caso los medios vizcaínos no han sabido estar a la altura.