Las listas me gustan bastantes y pronto haré una con las cosas que no me gustan. En esa lista estarán entre otras cosas gente que toca la guitarra en público, churreros y la Semana Santa, y es sobre esto último sobre lo que quiero hablar hoy.

Este año, en 2009, sólo pierdo tres días de clase, con lo que vacaciones, lo que se dice vacaciones no son muy grandes. De los “días santos” (jueves, viernes y lunes) solo pierdo el Lunes de Pascua, mañana. Así que para mi tampoco son unas vacaciones tan amplias. Pero el caso es que estas vacaciones no me gustan, nunca lo han hecho, pero con el paso del tiempo menos. Tengo razones, claro, faltaba más, y una de ellas es el tiempo, da igual cuando caiga la Semana Santa que siempre hace mal tiempo y da sensación de tristeza. Si eso lo sumamos a las imágenes de la televisión y the_calm_after_the_storm_1920x12001 las procesiones, llenas de gente llorando y figuras de Cristo crucificado y sufriendo antes de morir, el resultado de la Semana Santa no es muy bonito que digamos. Esas son las causas fundamentales, me parecen unas vacaciones tristes. Antes, hace años mucho más, cuando la gente no comía carne en cuaresma, no bebía alcohol, obligaban a los bares a quitar la música… Cuando la sociedad era más religiosa estas vacaciones daban “miedo” y sensación de tristeza, por eso no me gustan.

Irse por ahí durante la Semana Santa es algo que tampoco me gusta especialmente. Alguna vez me he ido, pero no es algo que me guste especialmente. Gracias a algo, estos últimos años la parrilla televisiva da un poco de cuartelillo y no son todo películas bíblicas o de romanos, sólamente son unas pocas y aunque fastidien, no lo hacen tanto como cuando la parrilla era enteramente de este tipo. Además muchas televisiones aprovechan para tomar vacaciones y dan reposiciones de sus programas y sacan a sus sustitutos para la mayoría de programas importantes.

Con el tema de las procesiones y la gente llorando porque siempre llueve, ¿por qué no cambiamos las procesiones a Agosto? Sí, sé que Jesús murió en fechas de la Semana Santa (cada año cambia el día de su muerte), pero por qué no cambian las procesiones al  veranito cuando hace buen tiempo y no hay tanto riesgo de lluvia y por tanto de gente llorando en los telediarios. No soy una persona de fe y de serlo soy de fe personal, no me gustan las manifestaciones tan exageradas de fe y menos en un país que se considera “laico”. Sé que esto es tración, pues si lo es, que lo es, que no se politice como se está haciendo este año, en el que  se anda pidiendo que se ponga un lazo blanco en señal de rechazo contra la reforma de la ley del aborto. La Iglesia debería de perder ese “poder” que creen que tienen siendo éste un país aconfesional.

En fin, que hoy es Domingo de Resurrección y a ver si hay un milagro y el Athletic resucita, sale del pozo en el que se está metiendo y nos salvamos antes de jugar la final de Copa (que la veo muy, muy negra).

Un saludo