Como ya os conté, para videojuegos ya tengo el Medium, pero no se me ocurre qué escribir en este blog, así que voy a traer un poco de aquella temática hasta aquí. Esta vez para hablar de un periférico que compré hace unas semanas y me ha dado bastantes horas de diversión. Se trata del mando Gioteck VX-1 Wired para el ordenador, pero compatible para la PlayStation 3. Como me quedé en la Play 2, no voy a utilizarlo en la tercera generación de la consola de Sony.

Es un mando de 16 botones, los cuatro de las crucetas de dirección, otros cuatro botones clásicos (círculo, cuadrado, equis y triángulo), los traseros con dos gatillos ergonómicos, Select, Start y los dos botones al presionar los joystick. Cuenta con dos modos de juego en PC, uno en el que el joystick derecho hace las veces de los botones y otro en el que el mismo funciona a la manera habitual. En el caso de la PS3, es el jugador al que representa: 1 o 2.

VX1_02

Me sorprendió su ligereza, acostumbrado a los viejos mandos de la PlayStation original. Incluso podría ser considerado frágil. No inspira demasiada confianza, pero funciona genial. En los laterales también tiene una especie de goma para evitar que se resbale de las manos. El cable tiene suficiente longitud como para que no moleste y parece bastante firme como para evitar que se rompa a las primeras de cambio.

Lo que hizo que lo acabara comprando es, básicamente, el precio. En la FNAC de Bilbao me costó 9’90€ y en tiendas online anda por unos siete u ocho euros. Un precio muy competitivo. Los defectos se diluyen al alcanzar las tres semanas desde su compra y no haber advertido ningún tipo de fallo o rotura. Así que estoy muy contento. Ahora puedo meterle horas de juego al ordenador. Echaba de menos jugar con mando. Estoy encantado.