La verdad es que no tengo nada que contar, mi vida es aburrida y no hago nada en el transcurso del día, pero aún así quiero actualizar para no perder la costumbre.

Antes he leído en el blog de Aída que le ha recordado su infancia el poner la tele esperando ver Verónica Mars (me encanta Kirsten Bell en Heroes) y encontrarse con Le Tour de France. A mi el Tour me recuerda a mi infancia, me crié con las gestas de Miguel Induraín en tierras francesas, así como no en el Giro de Italia, a pesar de eso tengo un banderín del Giro firmado por el pentacampeón navarro.
Mi tío va todos los años al Tour por trabajo, es el enviado especial de El Mundo a dicho acontecimiento deportivo. A él le gusta, por eso va, y creo que esa es una de las razones por las que tengo esa relación amor-odio con las retrasmisiones televisivas de ese deporte.

Todo esto viene a que hoy he visto una etapa impresionante. A pesar de que no he querido verla, lo he acabado haciendo, parte por presión familiar, parte por el bajón que me da la sección de Miki en SLQH. El caso es que la etapa de hoy ha sido preciosa, una etapa para recordar, una de esas etapas que hacen afición. Los ciclistas han salido de Cuneo y han llegado a Jausiers en una etapa de 157 kilómetros. Lo que ha tenido de especial esta etapa han sido los dos puertos que han tenido que coronar, ambos de categoría especial; para los que no sepan de ciclismo, los puertos de montaña se dividen en: 4ª, 3ª, 2ª, 1ª categoría y categoría Especial, que son los más duros. El primer puerto llamado La Lombarde medía la friolera de 2351 m. mientras que el segundo cumbre de la Bonette-Restefond tenía la cumbre a 2802 m., estamos hablando del puerto más alto, no del Tour, si no de Europa. Una subida (y bajada) demoledora y totalmente asesina (si se me permite usar el término)

<- Esta imagen corresponde a la parte final de la subida a la Bonnete-Restefond. El terreno es desértico, nadie vive en esa zona.

La etapa la ganó C. Dessel y Frank Schleck sigue siendo el maillot amarillo de esta edición, aunque tiene a Carlos Sastre (4º) a 49 segundos, así que el Tour sigue muy apretado.

Mañana toca la etapa reina de los Alpes, muy dura, muy del estilo de la de hoy, aunque con un final menos frenético. Si quereis saber más sobre el Tour (cosa que dudo seriamente) entrad aquí, creo que es una buena fuente de información. Por cierto Aída, si lees esto, quiero que sepas que seguramente mañana tampoco den Veronica Mars, el Tour volverá a engullir con su traqueteo de cadenas de bici esa gran serie.

Si habeis entrado buscando una buena actualización, siento decepcionaros. Si lo habeís hecho para saber algo sobre el musical, quiero deciros que espero acabarlo esta semana, a ver si hay tiempo, ganas y suerte.

Nos vemos en otro post.