Voy a escribir rápido porque sólo quiero desahogarme, si vosotros lo leeís o no, en esta entrada, simplemente me da igual.

Soy una persona que si queda, queda. He quedado (todavía no sé por qué) con Nagore a las 8 y media en la peluchería de Abando. ¿La razón?, vamos a ir a ver el Billabong Pro Mundaka, prueba puntuable para el campeonato mundial de surf. Kelly Slater se ha hecho con su novena corona mundial tras ganar a una de  las máximas esperanzas vascas (no de ganas, si no de hacer algo decente) Eneko Acero. ¿Para qué vamos entonces?, pues para disfrutar de las rondas que aún quedan y pasar un día entretenido. Para llegar a las 8 y media, me voy a levantar una hora antes, tengo 20 minutos de metro hasta Abando (el centro neurálgico de Bilbao) y necesito tiempo para tomarme un café, ducharme y prepararme para ir. ¿Cuál es el problema?, a parte del obvio que es madrugar. El gran problema reside en que me he acostado a la 1:30 y llevo despierto desde las 3:18, son las 5:21 y no puedo dormir. El problema básicamente es que tengo sueño, pero no puedo dormir. A pesar de eso iré, pondré mi mejor cara, dormiré en el tren para desgracia de mi compañera de viaje y pasaré un gran día en la bella localidad vizcaína. Un gran día, mucho día para tan poco sueño, pero es lo mismo, si se queda a una hora, se llega como mucho 10 minutos tarde, pero se llega.

 Kelly Slater celebra su noveno título mundial logrado matemáticamente tras imponerse en la 4ª Ronda


Así que nada. supongo que pasaré las dos horas que quedan hasta el toque de corneta viendo El Imperio Contraataca, que gran película.
Besillos
Foto Kelly Slater: Página oficial del Billabong Pro Mundaka