Sí, con minúscula, porque últimamente no se puede escribir con mayúscula salvo contadas ocasiones. El periodismo de hoy que está vendido a las grandes empresas que los compran con publicidad y los directivos no quieren soliviantar a la mano que les da de comer. Un periodismo plegado a los intereses del gobierno y su campaña de lavado de imagen de la legislatura lo que queda hasta las próximas elecciones. El periodismo de hoy hace gala de una nueva serie de valores. Decía el maestro Meneses que el periodista tiene que ser débil con el débil y fuerte con el fuerte, parece que ya no es así.

 

Y eso si hablamos de la prensa generalista, ¿nos pasamos a la deportiva? Porque ahí si que dan ganas de echar todo lo que hemos comido en diciembre (y ha sido mucho). No solo la vergonzosa (y decepcionante) ouija de Roncero y coleguis con Juanito. Se ve que por estar muerto no aciertas los resultados del fútbol. Vergonzoso usar la imagen de un jugador muerto y de vergüenza el dar pábulo a supercherías como el espiritismo. Ya lo comentaba Luis Alfonso Gámez en su Magonia. El periodismo de hoy.

diario-as-espiritismo

Aunque no solo el papel sonroja a propios y extraños, el periodismo televisivo hace de las suyas. Si tenemos en cuenta que hay informativos que duran la mitad que su espacio de deportes, vemos que el entretenimiento (de dudosa calidad, en mi opinión) supera ampliamente a la información. Horas, horas y horas de programación cubiertas con Cristiano Ronaldo, Messi y sus equipos. Todo aderezado con un poco de Atlético de Madrid y, si acaso, una pincelada de otros deportes, para no tener que llamar “Fútbol” al espacio. Vídeos con cebos a cada cual más estúpido. Reportajes sobre gilipolleces tan grandes como un par de gestos de un futbolista. Tertulias vergonzosas con Roncero rojo dando gritos…

Por suerte, hay buenos ejemplos. No me cansaré de alabar la revista Panenka. He renovado la suscripción anual y estoy muy contento por ello. Hay más, como Líbero Volata, esta última sobre ciclismo. Lo mismo podemos decir de la información general. Proyectos como ctxtThe ObjectiveMuy a mi pesar son proyectos minoritarios. Interesantes, diferentes, basados en el auténtico periodismo, pero minoritarios. Así que no se puede hablar del periodismo de hoy en referencia a ellos. Una auténtica pena. Todavía queda esperanza, pero el periodismo español se encuentra en la UCI y parece que para muchos es una posición cómoda. Lo cierto es que el buen periodismo debería incomodar…