Eso dice el título del post. Y no hablo del genial sketch de Enjuto Mojamuto, último de esta temporada. Hablo de que tras 4 temporadas ha terminado una de las grandes series de la televisión, Prison Break. La fuga de Michael Scofield y su hermano Lincoln Burrows finalizó este viernes y ayer por fin la pude ver. La televisión debe de guardar un minuto de silencio por esta serie, que aunque haya gente a la que no le guste, no deja de haber marcado un hito en la televisión.

Prison tiene lo que le falta a Lost, una primera temporada de morir, que te enganche de tal manera que no puedas soltarla. Y es que es eso, Prison Break, para muchos seguidores, es la primera temporada, que podría haber terminado ahí tranquilamente. Ésta es una serie a la que facilmente le podrías recortar una temporada entera a base de capítulos que no aportan nada a la trama (sobre todo la segunda y algo de la tercera y cuarta), pero que finalmente llega a su fin. Para quien no la conozca la serie trata sobre Michael Scofield, un brillante ingeniero de estructuras, que decide atracar un banco para entrar en la cárcel y liberar a su hermano condenado a la silla eléctrica por un delito que no había cometido. Para sacar a su hermano de Fox River (así se llama la cárcel) se tatúa los planos de la prisión, ocultos en un mega-tatuaje. Realmente lo interesante de la serie es eso, la primera temporada, el escape de la cárcel, ver cómo es la rutina de la prisión, qué clase de personas están encerradas ahí y por qué y cómo van a conseguir fugarse de una de las cárceles de mayor seguridad del país.

tv-prison-break

Entre otras muchas cosas, esta serie nos deja a uno de los villanos más carismáticos y odiosos de la televisión. Si Lost tiene a un genial Benjamin Linus, interpretado por un increible Michael Emerson, Prison Break tiene a Teodore “T-Bag” Bagwell, un pederasta, racista y nazi sureño que está cumpliendo cadena perpetua por matar y violar a un grupo de niños. El trabajo de Robert Kneeper es increible y realmente no consigues quitarle esa imagen de pederasta asqueroso en otros filmes, ves fotos de él y no ves a Robert, ves a T-Bag, y eso realmente dice mucho de su papel. Y volvemos a una serie en la que los personajes secundarios tienen más carisma y atraen más que los propios principales. Sí, es cierto que Scofield es un gran personaje, frio, calculador, muy inteligente, con buen corazón…, pero los secundarios se llevan la palma. De T-Bag ya he hablado, pero el sufridor Sucre, el hijo de p**a agente Kellerman, Don Self en la cuarta temporada,Mahone, por poner algunos ejemplos, son personajes de los que te interesa saber más y ver cómo acaba su trama, a pesar de que la de los hermanos es la más interesante y principal de la serie.

Por eso recomiendo Prison Break, por que ha finalizado, porque tiene una de las mejores temporadas, y más adictivas, de la Historia y porque simplemente es Prison Break.

Un saludo