Me gustan los videojuegos. Eso no lo he negado nunca, ni he tratado de ocultarlo. He pasado la treintena y los videojuegos siguen siendo mi principal forma de entretenimiento. Desde juegos simples en el móvil para entretenerme en el metro mientras escucho podcast hasta grandes producciones a cargo de estudios con centenares de trabajadores con presupuestos desorbitados. Me gusta jugar a la consola y lo disfruto mientras puedo. También consumo mucho producto derivado de los mismos. Casi todo son vídeos en Youtube, podcast dedicados y prensa especializada (online, por ser más específicos). He escuchado una…