En la recta final de las elecciones Twitter hierve en una dualidad perversa. Según se ve desde fuera, si uno no entiende que cada usuario crea su propia realidad, Twitter se divide en Justin Bieber y Mariano Rajoy. Alguna persona con mala fe puede pensar que Mariano por fin ha encontrado a su niña, es millonaria y ‘cantante’, pero bueno. Las elecciones son el tema de moda de los microblogueros, ya seas ‘fanboy’ político o humorista frustrado, es un terreno fértil. Pero ahora parece que los directores de campaña de las principales formaciones han descubierto…