Esto se nos va de las manos. No solo la corrupción en el mundo de la política, también en otros ámbitos. La picaresca española que la llaman. También catalana por lo que parece. Esta semana, el juez Ruz se ha lanzado a juzgar al Fútbol Club Barcelona por evasión fiscal. 9’1 milloncejos de nada que se le ha traspapelado a unos de los mejores clubs del mundo. Ya se sabe que los futbolistas no suelen ser un prodigio de la inteligencia, pero parece que sus jefes sí. Iker Armentia publicó hace no mucho los pufos…