Como ya debéis de saber, esta madrugada ha sido la gala de los Oscars en Los Ángeles. Madrugada aquí, no allí. Empezaron pasadas las dos y media de la noche y terminaron poco después de las seis. Casi cuatro horas de soporífera gala, pero que aún así no pude dejar de ver. Era de madrugada, tenía sueño, pero no quise apartar los ojos de la pantalla y dormir por ver quién se alzaba con las estatuillas de la Academia de las artes cinematográficas de EE UU . Esa es precisamente la duda que me asalta….