Por el título nunca imaginaríais la nueva chorrada tecnológica-redsocial, en la que me acabo de meter. Sí, ya tengo Twitter desde el que ir comentando lo que voy haciendo en el día.