Una de las cosas más bonitas del periodismo es poder hacer y escribir sobre lo que tú quieras, tener toda la libertad que necesites para trabajar en un tema y hacerlo porque te parece bien, porque te apetece. El problema de eso es que pocas veces es rentable económicamente y, ya se sabe, tenemos la mala costumbre de morir si no comemos. De vez en cuando sucede que no vas a rebufo de los grandes medios, son ellos los que acuden a ti en busca de ayuda. Si tienes la suerte de ser al que…