La CMT está impidiendo a varias ciudades españolas colocar un sistema gratuito de Wi-Fi alegando que se trata de competencia desleal contra las empresas que se dedican a ofrecer conexión a Internet.