Cuatro años esperando y por fin está aquí. Sí, hay fútbol casi todos los días. Que si Liga, que si Copa, que si Champions, que si partidos de selecciones entre medias. Sí, hay mucho fútbol, pero nada como un Mundial. No voy a decir que es morralla o relleno porque no lo es, pero el espectáculo de una Copa del Mundo no se compara con nada en el fútbol. Y es algo que, en realidad, no sé explicar por qué sucede así. Los combinados nacionales son una amalgama de estrellas que tienen que encajar después…