Como es lógico, en Navidad, entre comida y cena, uno tiene tiempo libre. Y cada cual lo emplea en lo que quiere o puede. Hay gente que decide viajar, por ejemplo a Argentina, otras personas emplean ese tiempo en practicar algún deporte, el tenis o el basket, algunos individuos disfrutan de ese tiempo libre estando con la familia y amigos y también hay gente que se dedica a ver series como hace un servidor. Y es que estos 15 días de parón han venido bien, no para ver capítulos atrasados, que también, alguno de House he visto (el noveno de la quinta temporada es increíble), pero a la serie que realmente me he enganchado es a Veronica Mars. La serie ya tiene un tiempo, de hecho la protagonista Kirsten Bell ha tenido tiempo de hacer una película con Marshall de Cómo Conocí a Vuestra Madre o participar en Heroes. La serie trata de una adolescente, Veronica Mars (Kirsten Bell) que estudia en el instituto más exclusivo de la ciudad, Neptune, en California. La peculiaridad de esta serie es que Veronica se dedica a investigar lo que sus compañeros de instituto le piden. Su padre es investigador privado y la joven ha aprendido bastante bien de su padre, que fue el comisario de la ciudad, pero le obligaron a dimitir. Los estudiantes del instituto son bastante esteriotípicos, están los pijos ricos, los latinos moteros, los frikis y la gente normal.

La serie está bien y me tiene enganchado, ya acabó, lo cual es un punto a su favor porque no tienes que esperar a que salga el episodio semana tras semana. Yo como siempre la sigo en Internet, mediante Series Yonkis, pero la han dado en La 2, no sé si la seguirán dando. Sólo sé que Aída la veía allá por verano, en época del Tour de Francia.

Y nada más, un saludo y recordar que las series son mejores en versión original.