Fuente: Elvis Pérez. Irreverendos (CC)

Ayer nos enteramos a media tarde que el gobierno boliviano había expropiado una filial Red Eléctrica Española. Al hilo de esa noticia surgió una marea de tuits que ha inundado la red de microblogging. De hecho, yo retuitee a seis medios de comunicación españoles haciéndose eco de la noticia. Y la distinción, al menos en el cuerpo del tuit, era mínima. A raíz de tanta ‘invasión’, David Fernández (@davfernandez) ha escrito esto:

Y a partir de ello ha tuiteado esta reflexión:

Tras leer y compartir con mis seguidores este último tuit, me ha vendido a la cabeza el trabajo de un director de medios sociales de un periódico, por ejemplo. Si otros medios han dado la noticia, ¿qué aporta que pongas un “URGENTE” o “ÚLTIMA HORA” delante del titular que ya muchos han leído? Ha llegado un momento que casi todos los tuits que leía eran de medios dando esta noticia, casi a la vez. ¿Gana el que consiga más RT? Y no me vale la excusa de intentar informar sobre lo acontecido, porque perfectamente puedes citar a otro medio del mismo grupo que esté dando la noticia. No se aporta nada nuevo y se acaba por generar ruido. De hecho, vuelvo al tema del post que he enlazado al comienzo de este párrafo. ¿Cuánto aportan los medios de comunicación en las redes sociales? En muchos casos, mi respuesta es “muy poco”.

Además, a eso unimos el dato que aportó Juan Boronat (@lasblogenpunto) sobre la ‘vida’ de una noticia de última hora en Twitter.

Las noticias más inmediatas mueren en menos de tres horas. Una vida muy pequeña y un alcance mayúsculo. Cuando la noticia es un bombazo y acaba monopolizando la atención en Twitter, se acaba repitiendo y, en muchos casos, pervirtiendo, pero prevalece y se mantiene en los trending topics. Los problemas son cuando las noticias se convierten en motivo de burla o mofa y se vuelven contra los propios medios. El ejemplo más reciente lo vi ayer por la mañana con la etiqueta #NOatomarlacalle que ha lanzado el diario ‘La Razón’. Se trataba de un hashtag para decir las razones por las que no ibas a ir a la manifestación organizada por el PSOE contra los recortes. Al final se ha convertido en una burla y se ha vuelto contra el periódico, que se vanagloriaba de conseguir ser tema del momento.

Volviendo al tema de los ‘URGENTES’, he recordado el tuit de José Manuel Rodríguez (@rpicallo, por cierto, un periodista a seguir) al respecto y que, poco a poco, se está convirtiendo en realidad:

¿En qué se han convertido los medios de comunicación en redes sociales? Cada vez  los veo más como un pulpo en un garaje. Solo que el garaje está lleno de gente y el pulpo es gigante, pero pocos le hacen caso. Aún así, los tuits de los medios tienen un gran alcance, pero han perdido gran utilidad, aunque se retuitee el titular, poca gente entra en la noticia y menos la lee.

Además, con la cantidad de periodistas que están despidiendo en este 2012 (y lo que queda), ¿qué va a pasar con las redes sociales? Dos opciones: automatizarlas y acabar de cagarla o tirar de becarios e intentar salvar honrosamente los muebles. No tengo nada en contra de los becarios, de hecho hay algunos muy buenos, pero no puedes hacer que algo tan importante, que redirige muchas visitas y genera ciertos ingresos, esté en manos del último mono de la empresa.

Puede que el futuro del periodismo no pase por las redes sociales o puede que si, pero no se deben de cerrar puertas por un mal uso de las mismas. Es lo que están haciendo ahora mismo. Hay un dicho que reza “no se le pueden poner puertas al campo” y se suele aplicar a Internet. Pues los medios de comunicación las están poniendo, pero únicamente para cerrarlas después con llave. Ni que fuera tan complicado.