De un tiempo a esta parte algo se ha extendido como una pandemia y ha contagiado a gran parte del mundo. No me refiero a la Gripe A, que también. Esta pandemia tiene un origen incierto y sólo afecta a un tipo específico de personas. Existen muchas teorías acerca de la procedencia de esta enfermedad, yo tengo la mía y es que procede de aquí, de España al mundo y más allá. Hablo del chiste en el que se ha convertido la política. Algo tan serio como es el bienestar público, la administración de recursos para el común de los ciudadanos se ha convertido en poco más que un chiste. Se ha frivolizado demasiado el asunto, pero no sólo en España, se ha extendido por medio mundo.

Imagen sacada de http://abelsancho.es

Imagen sacada de http://abelsancho.es

En Francia, el presidente de la República se casó, después de divorciarse, con una modelo desatando el escándalo en torno al modo en que se debería de tratar a la cantante y Primera Dama Carla Bruni. ahora Nicolás Sarkozy ha metido a su hijo en la junta directiva de una de las empresas más importantes de Francia. En Rusia Putin deja la presidencia del país, pero pone a un títere para manejarlo a su gusto. En Inglaterra se suceden los escándalos políticos a tutiplén.

Italia es ya un cuento a parte. Como todo buen cuento tiene su príncipe azul, más estirado que azul y más presidente que príncipe, hablo obviamente de Il Cavaliere Silvio Berlusconi. En el cuento italiano también hay princesas, muchas princesas, demasiadas princesas, y un palacio, éste se encuentra en Cerdeña. ¿El cuento todos lo sabemos no? Pues he de decir que me encanta Berlusconi, es con el que más me río viendo los informativos, es el que mejor lleva el chiste de la política, porque te hace reir. Sus escándalos sexuales, sus intentos de cambiar las leyes para que no le detengan, la crisis que le afecta, el soborno a los talibanes para que no maten italianos. Silvio es un crack, ya me gustaría tenerlo como presidente, al menos nos alegraría de vez en cuando con sus respuestas, no como lo que tenemos por aquí.

En este país la cosa ya se les ha ido de las manos. Casos de corrupción, luchas de poder, críticas extrañas… Spain is diferent, dijo el eterno Fraga, y tanto que lo es. La corrupción de la clase política española es tal, que el honrado está mal visto. En breve habrá más presos por delitos de corrupción y cohecho en la cárcel que por otros delitos más comunes. Así como habrá más gente que ha estado en Gran Hermano que la que no. Pero si Silvio es el príncipe del cuento de Italia, la princesa del de España es Esperanza Aguirre, que cada día nos salta con una en su intento de conquista de Génova, no la ciudad berlusconiana, si no la sede central del Partido Popular. Esperanza ha esperado agazapada demasiado tiempo y ahora se ha soltado la melena, ha atacado a Mariano Rajoy por diversos frentes y nadie sabe cómo va a acabar la guerra. Puede que la lideresa sea como Juana de Arco, pero recordemos que la santa francesa, fue quemada por hereje, ¿tenemos entre manos un nuevo UPyD? Lo que más me extraña es la actitud del líder del PP al no hacer nada frente a los insistentes ataques de Esperanza de Arco. Al menos, mientras todo esto sucede, yo me río al verlo por televisión.

El Congreso de los Diputados, gracias a Josu Erkoreka http://josuerkoreka.com

El Congreso de los Diputados, gracias a Josu Erkoreka http://josuerkoreka.com

La política ha dejado de ser seria, en breve Sálvame utilizará a sus colaboradores para hablar de política, porque no hay nada mejor que un circo hablando, y mal, de otro. Al menos, y esto es partir una lanza a favor del programa de J.J. Vázquez, ellos reconocen que lo suyo es un circo, la clase política, desgraciadamente, se sigue tomando a si misma demasiado en serio.